ya falta menos para san fermín 2015

Un nuevo bando permitirá que haya ikurriñas en la plaza en el Chupinazo

El alcalde Asiron se compromete a respetar la ley de símbolos, pero sin perseguir banderas

Kepa García - Miércoles, 1 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:17h.

pamplona- Decididos acabar con la persecución que últimamente venía sufriendo la ikurriña en el Chupinazo iniciador las fiestas de San Fermín, y a terminar con la imagen de los policías requisando cualquiera enseña vasca en los accesos a la plaza Consistorial, la Alcaldía ha cambiado el bando municipal que empleaba UPN para impedir el libre acceso de las banderas a la plaza.

El párrafo de apenas tres líneas -en el que se aludía a razones de seguridad para no permitir introducir en el espacio festivo cualquier bandera que permitiera cubrir a varias personas- ya no aparece en el bando vigente para estos Sanfermines, por lo que los agentes desplegados en los alrededores de la plaza para controlar los accesos ya no tendrán como prioridad requisar banderas.

cambio de guionFue el alcalde, Joseba Asiron, el que anunció ayer, durante la presentación del programa oficial de las fiestas, la decisión, un cambio de guion más que previsible desde que la mayoría municipal hizo efectivo el cambio de gobierno. “En estos últimos años este momento especial de la fiesta ha sido utilizado para generar crispación y acoso. Se ha prohibido de un modo arbitrario e injusto la ikurriña, símbolo muy apreciado por una gran parte de navarros y navarras. El Gobierno del cambio es un Gobierno plural, de sensibilidades distintas, y eso lo queremos trasladar a la vivencia en la calle. Queremos que todo el mundo se pueda identificar con los Sanfermines”, fueron las palabras del alcalde durante el acto oficial.

No dio más detalles, pero durante el turno de preguntas también hubo referencias al asunto de las banderas al ser preguntado por la posibilidad de que la ikurriña estará presente en el edificio del Ayuntamiento durante el cohete anunciador de los Sanfermines.

Joseba Asiron mostró su “compromiso personal” para “no perseguir la ikurriña” y afirmó que la bandera estará “de un modo u otro en el edificio” de la Casa Consistorial en el momento de prender la mecha del cohete, “respetando la legalidad vigente, me guste o no”, en referencia a la Ley de Símbolos, que en la práctica impide que la ikurriña pueda ondear oficialmente en edificios de la Comunidad Foral.