El PP gana las elecciones, logra 14 escaños más y el PSOE evita, contra pronóstico, el 'sorpasso' de Podemos

El PP supera en 52 escaños a los socialistas, que pierden 5 pero se mantienen como segunda fuerza
La suma de Podemos e IU no mejora los resultados de diciembre
Ciudadanos extravía la quinta parte de sus diputados
UPN-PP saca dos escaños, como Unidos Podemos, por uno el PSN

Víctor Goñi - Lunes, 27 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:00h.

pamplona - Si los comicios de diciembre aparentaron el ocaso del bipartidismo hegemónico, la repetición electoral de ayer supuso el fortalecimiento del PP y más en concreto de Mariano Rajoy -que mejora el guarismo de hace seis meses en 14 escaños, hasta los 137-, pero también la consolidación del PSOE como segunda fuerza al doblegar a las encuestas y preservar la supremacía de la izquierda con 85 escaños, 5 menos.

En todo caso, los resultados de ayer a favor del PP son de tal contundencia aun con la fragmentación política vigente que auguran la investidura de Rajoy, más habida cuenta del bloqueo precedente y de las presiones inminentes al PSOE por la Comisión Europea y el Ibex para erradicar con prontitud la sombra de unas terceras elecciones. La diligencia socialista se inclina más por una abstención positiva cimentada en contenidos que por una gran coalición que comprometa sus expectativas electorales y rechaza gran parte de la militancia.

El éxito de la derecha a nivel estatal tuvo su correlación en Navarra, ya que la entente UPN-PP recabó más de 106.000 votos, por 101.901 hace seis meses, si bien en 2011 fueron 126.516. La dupla conservadora logra dos diputados, igual que Unidos Podemos, sigla a la que supera en más de 10.000 sufragios cuando el 20-D la distanció en unos 6.500. El PSN preservó el quinto escaño para la Comunidad Foral con 58.000 votos en números redondos, desde los 54.700 de diciembre y los 72.892 de hace cinco años.

dos ganadores Acreditada de nuevo la incapacidad del PP de hollar los 176 parlamentarios de la mayoría absoluta con el respaldo de Ciudadanos en tanto que vasos comunicantes, la corrupción sigue sin pasar la factura debida. El PP concitó más de 7,5 millones de votos y 137 escaños, desde los 123 del 20-D y aunque lejos de los 187 de 2011, para vigorizar la condición de presidenciable de Rajoy.

En el polo opuesto, la jornada resultó demoledora para la formación de Rivera al quedar desautorizada como partido bisagra y extraviar 8 actas de diputado. Su estéril pacto con Sánchez, para incomodidad de su elector más a la diestra, le ha costado la irrelevancia política siquiera a los efectos de la gobernabilidad, castigado por la apelación al voto útil del PP.

Al margen del éxito del indolente Rajoy, la no concurrencia del sorpasso en el espectro de la izquierda constituyó sin duda la segunda noticia de la noche. La suma de Podemos e IU igualó los 71 escaños que se anotaron por separado en diciembre, un desenlace a todas luces decepcionante aunque Pablo Iglesias va a seguir reclamando un cambio que sabe más que improbable porque a las izquierdas les faltan 20 escaños para la mayoría absoluta, por sólo 7 al PP más Ciudadanos.

El meritorio mantenimiento del PSOE como referente progresista principal, aunque pierde de nuevo su suelo como le sucedió con los 90 diputados de hace medio año y los 110 de 2011, resulta todo un balón de oxígeno para Pedro Sánchez, cuyo liderazgo interno pasa a depender de él mismo y enfría las ambiciones orgánicas de Susana Díaz, derrotada por el PP en Andalucía.

Al margen de las cuatro fuerzas que exceden el 10% del voto, estarán representados en la Cámara Baja ERC (9 diputados), CDC (8), PNV (5), EH Bildu (2) y Coalición Canaria (1).

foto fija en navarra Las encuestas tampoco acertaron en el caso de Navarra, donde además de un reparto mimético de escaños cabe resaltar que las siglas con representación crecen.

El cambio de candidatos por parte de EH Bildu y de Geroa Bai, en un contexto de campaña polarizada y además en absoluta clave monclovita, no surtió los efectos deseados.

En ambos casos no se franqueó la barrera del 10% del voto, en el caso de la lista soberanista con una merma de más de 3.500 votos aunque se mantiene por encima de los 30.000. La formación vasquista no conservó ni la mitad de los sufragios y no alcanzó los 15.000, superada por Ciudadanos, que preserva más de 20.300 apoyos de los 24.815 de diciembre pese a los tintes antiforalistas de su discurso.

La resultante es que los partidos que sustentan el cambio político en Navara se dejan más de 20.000 votos en las elecciones generales de ayer, desde los 160.860 del 20-D, para aglutinar escasamente 140.000 por los más de 126.600 de UPN-PP más Ciudadanos.

Las restantes cinco listas concurrentes en Navarra no alcanzan los 3.000 sufragios, con los animalistas del PACMA rozando ese hito y Recortes Cero por encima del millar.