La OTAN y el tratado comercial UE-EEUU

Trump apela ante Merkel a la inmigración como “un privilegio y no como un derecho”

El presidente de Estados Unidos recibe a la canciller alemana en la Casa Blanca
La OTAN y el tratado comercial UE-EEUU, otros temas clave

“No soy un político aislacionista, soy un comerciante, pero un comerciante justo” “Sobre las escuchas de la anterior Administración, al menos Merkel y yo tenemos algo en común, quizá” “Muchos países deben vastas cantidades de dinero a la OTAN, y es muy injusto para EEUU” “Trump se ha comprometido personalmente con los acuerdos de Minsk para buscar solución al conflicto”

Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

washington- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que “la inmigración es un privilegio, y no un derecho”, e insistió en que la protección de los ciudadanos de su país debe ser una prioridad de seguridad nacional.

En su rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, Trump dijo que ambos líderes coincidieron en su reunión en la Casa Blanca en la “prioridad de proteger” a los ciudadanos de sus respectivas naciones y en que “la seguridad migratoria es seguridad nacional”. “También reconocemos que la seguridad migratoria es seguridad nacional. Debemos proteger a nuestros ciudadanos de aquellos que tratan de difundir el terrorismo, el extremismo y la violencia dentro de nuestras fronteras”, dijo el mandatario ante la prensa.

Trump insistió en que “la inmigración es un privilegio, y no un derecho”, y en que “la seguridad de nuestros ciudadanos debe ser siempre lo primero, sin cuestionamientos”.

Respecto a la lucha antiterrorista, el presidente estadounidense apreció los esfuerzos alemanes para acabar con el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y subrayó que los dos países deben “seguir trabajando juntos” para protegerse del terrorismo islamista. “Aplaudo a la canciller Merkel por las contribuciones de Alemania, tanto civiles como militares, como miembro de la coalición contra el EI”, añadió Trump.

Durante la campaña electoral, Trump criticó duramente a Merkel por haber aceptado a refugiados sirios en su país, una política diametralmente opuesta a sus medidas en suelo estadounidense, ya que ha intentado en dos ocasiones prohibir la entrada a dichos refugiados, aunque sus órdenes fueron bloqueadas por la Justicia. “Francamente, Europa va a tener que lidiar (con la crisis de refugiados), van a tener disturbios en Alemania. En Alemania, siempre pensé que Merkel era una gran líder, pero lo que ha hecho en Alemania es una locura, es una locura, están teniendo todo tipo de ataques”, dijo a finales de 2015 el ahora presidente.

Se trata del primer encuentro cara a cara entre los dos mandatarios, en el que también abordaron temas de comercio exterior, la contribución a la OTAN de sus países miembros y la crisis en Ucrania, entre otros aspectos.

En cuanto a la OTAN, Trump reiteró su “fuerte apoyo a la Alianza Atlántica”, pero subrayó que es necesario que todos los países miembros “paguen su parte justa”. “Muchas naciones deben vastas cantidades de dinero (a la OTAN), y es muy injusto para EEUU. Estas naciones deben pagar lo que deben”, dijo Trump. Merkel, por su parte, aseguró ante Trump que los socios de la Alianza “seguirán trabajando” para incrementar sus contribuciones a la defensa común.

COMERCIOLa canciller alemana expresó, además, ayer su deseo de que el presidente estadounidense considere reabrir la negociación sobre el tratado de libre comercio e inversiones (TTIP) entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos. “Espero que podamos reabrir las conversaciones sobre TTIP”, dijo Merkel en la rueda de prensa en la Casa Blanca. Por su parte, Trump negó ayer ser un político “aislacionista” y dijo que, por contra, es un “comerciante, pero un comerciante justo”, tras ser preguntado por sus medidas en materia de comercio exterior tras llegar a la Casa Blanca. Trump rechazó dicha apreciación al ser preguntado por la prensa, e insistió en que sus posturas responden a la necesidad de que Estados Unidos deje de ser tratado de “manera injusta” en la escena internacional.

En cuanto a política exterior, Merkel aseguró que Trump se ha comprometido “personalmente” con los acuerdos firmados en Minsk hace más de dos años, en febrero de 2015, para buscar una solución al conflicto armado en Ucrania.

El presidente de Estados Unidos aseguró ayer que tiene “algo en común” con la canciller alemana, Angela Merkel: que ambos, según él, han sido espiados por orden del expresidente Barack Obama. “Sobre las escuchas telefónicas de la anterior Administración, al menos tenemos algo en común, quizá”, bromeó Trump. - Efe/D.N.

twitter

Trump regaña a Corea del Norte

“Se está portando muy mal”. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, regañó ayer a Corea del Norte por comportarse “muy mal” y recriminó a China que haya hecho “poco” para frenar al régimen norcoreano. “Corea del Norte se está portando muy mal. Ellos han estado jugando con Estados Unidos durante años. ¡China ha hecho poco para ayudar!”, escribió ayer Trump en la red social Twitter. Los comentarios de Trump se producen después de que su secretario de Estado, Rex Tillerson, dijera en Seúl que la diplomacia paciente de la era del anterior presidente, Barack Obama, se ha terminado a la hora de lidiar con el programa nuclear norcoreano y que todas las “opciones están abiertas” en este terreno. “La paciencia estratégica se ha terminado”, dijo ayer Tillerson, que no ofreció más detalles sobre qué fórmula baraja la Casa Blanca para atajar la nuclearización norcoreana. Trump ya había atacado al régimen de norcoreano y a China por su apoyo a Pyongyang.