OSASUNA | LA ACTUALIDAD

La misma historia

VISITA AL BETIS | Osasuna busca un triunfo que sostenga un final digno y alimente el milagro para unos pocos

Javier Saldise Patxi Cascante - Sábado, 18 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Osasuna sólo se debe plantear ganar esta tarde en Sevilla al Betis. Este enunciado, este deseo -una obligación expresada ayer en voz alta por el entrenador interino- se ha venido manteniendo con estadios y rivales distintos desde hace mucho tiempo y en todas partes se ha repetido el final similar, variando tan sólo el tamaño del fiasco, que casi nunca ha sido pequeño.

A Osasuna le mantiene en pie terminar de la forma más digna posible el campeonato y, así, unir a este objetivo el sostenimiento del milagro de la salvación para el reducido grupo de creyentes, un reducto de inconformistas. El sueño de la permanencia, aunque las matemáticas, como barata cortina de humo aún lo toleren como liviano argumento, sólo aguanta para los jugadores. porque es su obligación y exigible postura pública, para los directivos del desastre -por pura pose que no alivia su patética gestión-, Vasiljevic -que algo tiene que ver en este desafuero- y los hinchas rojillos, que por definición en este equipo han visto varios milagros y se resisten a que no pueda suceder otro.

Yendo por partes, a los rojillos solo les vale ganar y que, con tres puntos más entonces, se produzca alguna coincidencia en los resultados que acerque a alguno de sus rivales más próximos, haya así emoción para la jornada siguiente e ilusión para los más animados.

Con los tres puntos como objetivo único, la realidad del campeonato viene diciendo otra cosa y la última ojeada al retrovisor dibuja a un Osasuna que deberá tener bastante más continuidad en su juego que ante el Eibar para acercarse al logro de los tres puntos. El cuerpo técnico deberá también estar bastante más acertado en la configuración del once para que no haya semejantes diferencias de estados de forma, con hombres fuera del nivel competitivo -y de esto bastante se ha tenido durante la temporada como para que ahora se permita en el tramo final del torneo y con oportunidades para algunos más que consumidas-, junto a otros con más chispa, más ganas o más derechos de titularidad.

Vasiljevic no ha enseñado el equipo, como si en semejante tesitura hubiera alguna carta que guardar, y lo que ha mostrado se ha caído de las posibilidades de alineación porque ha habido descartes para ello. Olavide, en una probatura entre semana, se ha quedado en Pamplona, y Fausto, otro con alguna opción para el retorno, tampoco está en la lista, como el meta Mario, el defenestrado Unai o el aún convaleciente Berenguer -que hoy estará en el partido como espectador-.

En la alineación -que tampoco se vio en el entrenamiento a puerta cerrada en El Sadar- probablemente tenga sitio Clerc en el lateral izquierdo y como mucho es posible alguna variante más en los elementos del ataque. En la delantera, solo es seguro el nuevo internacional bosnio Kenan Kodro, mientras que Sergio León -un exbético- y Oriol Riera optan al otro puesto. Específicamente para el mediocentro quedan Raoul y Causic -salvo recolocación de otros-, y en las bandas hay más variantes a partir de Roberto Torres,, De las Cuevas y Jaime pugnando los tres por dos puestos. Nada claro, nada transparente, nada nuevo,

Aunque el Betis le da igual a Osasuna, porque debe ir a lo suyo, el rival de esta noche es otro de los que ha experimentado la frustración de jugar bien ante el Real Madrid y perder. Esta antesala emocional habrá que ver qué peso tiene hoy partiendo de la base de que el conjunto andaluz tiene mejores jugadores y una grada fiel que quiere recuperar su fiereza como local. Osasuna ya sabe que debe estar a su historia.