La otra crónica

Partidos sin volumen

Por Javier Leoné - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h.

Al osasunismo que le conviene a partir de ahora (tal vez desde hace ya algún tiempo) ver los partidos y los resúmenes de los mismos sin volumen. Independientemente de los que equipos que protagonicen el choque, el conjunto navarro siempre aparece citado por comentaristas, narradores o tertulianos. Y nunca para bien. Y es que la pésima estadística que están acumulando los rojillos en una temporada para el olvido hace que Osasuna sea uno de los peores colistas de la historia de la Primera División, circunstancia que han aprovechado un buen puñado de rivales para poner fin a sus malas rachas.

Los ejemplos son muchos. Cada vez más. Demasiados incluso. Cuando hace escasas fechas se enfrentaron Leganés y Sporting en Butarque, en los prolegómenos del duelo se pudo escuchar al narrador del envite en el canal beIN LaLiga recuperar un dato demoledor para los rojillos: ambos contendientes alcanzaban la cita con un montón de partidos consecutivos sin conocer la victoria, rachas que habían comenzado después de batir a Osasuna. Algo parecido ocurrió unos días después antes del enfrentamiento entre Deportivo y Leganés. Y también sucedió algo similar en los últimos minutos del Málaga-Betis cuando el conjunto sevillano se adelantó en el marcador. “El Betis no gana fuera de casa desde el 21 de octubre, fecha en la que se llevó los tres puntos de Pamplona”, se escuchó durante la retransmisión. En definitiva, tres muestras demoledoras del via crucis rojillo desde casi el inicio de la temporada y acrecentado en esta recta final del campeonato.

Pero no hay que remontarse tanto en el tiempo para encontrar un equipo que haya quebrado una mala racha ante Osasuna. El Betis, que ayer ganó 2-0 al conjunto navarro casi sin quererlo, sumó un triunfo como local después de cinco jornadas consecutivas sin conseguirlo. Además, lo hizo con un gol de Rafa Navarro, un joven futbolista que con el tanto con el que abrió el marcador estrenó su cuenta anotadora en la máxima categoría. No quedó ahí la cosa, porque el lateral derecho del equipo bético estuvo a punto de hacer otra vez diana en la meta de Sirigu instantes después, un tanto que evitó Clerc con una portentosa estirada.

A Osasuna le quedan una decena de partidos por delante para maquillar un descenso que aún no es matemático, pero sí virtual. Diez compromisos para apelar al orgullo. Para no bajar el volumen.