Hegemones

Seis años

Por Miguel Turullols - Domingo, 19 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h.

Hace seis años el mundo era un lugar muy diferente. Hace seis años casi, digo casi, se podía fumar en los bares. El 2 de enero de 2011 entró en vigor la prohibición. Yo ahora ya, prácticamente, ni recuerdo aquella época. ¡Cuántas cosas han transcurrido en seis años!

Hace seis años Zapatero era Presidente de España, Sarkozy de Francia y Berlusconi de Italia. Francisco Camps dimitía como presidente de la Generalitat por el caso de los trajes y Kim Jong-il, el padre de Kim Jong-un, dirigía Corea del Norte con mano de hierro. Hace seis años nacía Sudán del Sur, Google sacaba la versión beta (¡beta!) de Google Plus y Steve Jobs seguía sorprendiendo al mundo con sus iphones.

Hace seis años el mundo se estremeció con la catástrofe de la central nuclear de Fukushima en Japón (¿seis años ya?) y lloró con la masacre en Noruega donde un pistolero fascista, Anders Behring Breivik, asesinó a sangre fría a 77 personas en el campamento juvenil del partido Laborista noruego. Hace seis años ETA anunció el fin de la violencia y Estados Unidos asesinó a Osama Bin Laden.

Pero sobre todo, hace seis años, el 15 de marzo de 2011, estallaba el conflicto de Siria. ¡Seis años! 320.000 muertos. Los niños sirios no conocen otra vida que la guerra y los mayores no la recuerdan. Y el fin del conflicto está tan lejos hoy como lo ha estado siempre. Bashar al-Ásad, ese dictador sanguinario con las manos manchadas no, empapadas en sangre, que ha preferido masacrar a todo su pueblo antes que permitir una mínima apertura de su régimen dictatorial, sigue en el poder. Incluso hay quienes, inexplicablemente, siguen viéndolo como el mal menor ante el Estado Islámico.

Seis años llevan Estados Unidos, Rusia, Turquía, Arabia Saudí, Francia, Inglaterra, Irán… jugando a la guerra y a la geopolítica, como si la vida de los sirios valiera menos que nada. Y seis años llevamos nosotros cerrando los ojos. ¿Cuántos más seguiremos así?