Épico triunfo del Idoya en inferioridad

con diez la expulsión de canela dejó con uno menos a los de oteiza durante media hora

Lunes, 20 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h.

Idoya 2

Ardoi 0

IDOYA Ángel , Borja , John Erik (Ander, min.82), Zudaire, Redondo, Babil, Garayo (Sagüés, min.66), Canela, Ioseba (Mikel, min.66 ), Eneko y Nano.

ARDOI Iñaki, Tito, Mikel, Ionmi, Pablo, Rubén (Edu, min.68), Julen, Anguas, Bittor, Dani (Xabi, min.76), Peio (Iker, min.70).

Goles 1-0, min.70: Sagüés. 2-0, Eneko (p.).

Árbitro López Jiménez ayudado en banda por Rodrigo y Saavedra. Amonestó a los locales Jonh Erik y Zabala y expulsó a Canela.

Estadio Iturtxipa. 300 espectadores.

oteiza- Partido heroico el realizado por el equipo local que fue capaz de imponerse con diez a un Ardoi que adoleció de cierto conformismo y que cuando quiso ir a por el partido no supo cómo superar la presión de los locales.

Comenzó el encuentro con dos equipos igualados en juego. Pasado el cuarto de hora de partido, el Idoya comenzó a carburar y generar ocasiones que, o por precipitación de sus atacantes, o por la buena actuación de Iñaki, no se pudieron materializar.

La segunda mitad comenzó por los mismos derroteros, pero en el minuto 60 se produjo la jugada clave al estimar el colegiado que Canela había dado un manotazo a un defensor visitante en un saque de esquina a favor del Idoya. Parecía que esta circunstancia daba una mínima ventaja al equipo de Zizur quedando media hora por delante, pero los jugadores locales se activaron en la presión y consiguieron robar balones al borde del área visitante y generar peligro. Fruto de uno de estos robos el esférico llegó a Sagüés, que se quedó mano a mano con Iñaki, al que batió con facilidad.

A raíz del gol, el Ardoi adelantó líneas, pero no sólo no creaba excesivo peligro, sino que las contras locales se tornaban en letales. En una de estas contras Nano daba un buen pase a Eneko que se revolvía con habilidad en el área y era trabado claramente por Ionmi. El penalti fue transformado por el capitán aunque a punto estuvo Iñaki de desviarlo. El equipo visitante quiso crear peligro adelantando líneas, pero los locales se defendieron. - Salva