Pasión y guerra

Arturo Carreño Parras - Jubilado de Adif - Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h.

Este país y sus gentes nos adaptamos a todo cuanto sucede. Trump decide bombardear Siria, el coreano practica con sus misiles, Rusia se enfada con casi todos y China está a la expectativa. El mundo está muy revuelto y convulso, ya veremos cómo termina esta serie tan preocupante como peligrosa. Y mientras, en nuestro territorio peninsular, el autobús de la Trama anda informando por Madrid. Aunque a mí me parece bien que nos informen de todo, creo que el foro más adecuado es el Congreso de los Diputados y las ruedas de prensa de los grupos políticos. Todos los medios escritos, radio, TV, digitales, además de las redes, las tenemos a nuestro servicio en un clic y hay que aprovecharlas.

Después de estos últimos cuatro o cinco años atrás, con tanta corrupción y algunas personas en la cárcel, parece que esto no tiene fin. Ahora han difundido la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid por posible corrupción sobre el Canal de Isabel II y además comentan en las noticias que la presidenta del PP de entonces, la señora Aguirre, también podría verse investigada. Además, el presidente del Gobierno de España está citado por la AN para declarar por la trama Gürtel. Parece ser que el PP no goza de ninguna impunidad, como debe ser, ya es hora de poner las cosas en su justo sitio. Ante estas noticias tan graves, todos los imputados o investigados deben dimitir de inmediato de todos sus cargos públicos.

Parece que, aunque este país es laico y aconfesional, las banderas han estado a media asta en todos los sitios oficiales, por otro lado, colocar la bandera republicana en ayuntamientos es ilegal (en Navarra). Esto es increíble, a estas alturas con todas las carencias y dificultades para trabajar, para comer y para vivir, los jueces, los políticos y otros estamentos públicos están pendientes de las banderas y de los símbolos. Hay muchas más cosas por hacer, por ejemplo, gastar bien el dinero público, crear empleo digno, parar los desahucios, hacer escuelas y derribar cárceles, que los corruptos y malversadores devuelvan lo robado, proteger las pensiones y crear de verdad un Estado del bienestar para todos, no para unos pocos y así un largo etcétera.

En cualquier caso, yo veo futuro, no a corto plazo, pero sí en 5/6 años. Fuera bipartidismo, sí a la participación y al derecho a decidir. Si entre todos y todas lo hacemos bien, el futuro es nuestro. Ánimo.