Esperanza Aguirre declara en Gürtel acosada por la corrupción

Tendrá que explicar hoy por qué se fraccionaban contratos que luego se llevaba Correa sin concurso
La trama tenía un ‘kit’ diseñado exclusivamente para los eventos de la presidenta

Jueves, 20 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:07h.

pamplona- La expresidenta madrileña Esperanza Aguirre declara hoy como testigo en el juicio de Gürtel, un día después de la detención de Ignacio González, el que fuera su mano derecha y al que designó como sucesor al frente de la Comunidad de Madrid cuando en 2012 decidió dejar el cargo y dar “un paso atrás”. Aguirre, actual portavoz municipal del PP en Madrid, acaparará las miradas tras la detención por supuesta corrupción en el Canal de Isabel II de su hombre de confianza y sucesor, toda vez que su otra pieza clave en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, está en prisión preventiva por la trama Púnica.

Aguirre, que ha sido citada como testigo del fraccionamiento de las facturas de los servicios prestados por las empresas del ‘cabecilla’ de la red corrupta, Francisco Correa, cuando ella ostentaba dicho cargo. Así pues, comparecerá bajo la circunstancia de lo que “pueda aportar sobre los hechos” en cuestión y no por su condición política, según subrayó el tribunal en el auto en el que se aceptó la prueba, solicitada por la Fiscalía.

La también expresidenta de los populares madrileños aseguró el pasado 27 de marzo que irá a declarar “con muchísimo gusto” y que “dirá todo lo que sabe”, al que igual que hizo en 2013 durante la instrucción del caso. A lo largo del juicio -que comenzó el pasado 4 de octubre en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid)-, han sido varios de los acusados y testigos los que han asegurado que la Comunidad de Madrid ordenó a las empresas que organizaron sus eventos, y sobre todo a los que iba a asistir la máxima dirigente de la región, fraccionar los pagos para no superar los 12.000 euros y eludir los requisitos legales de adjudicación de concursos. Esto mismo ha sido constatado por los distintos informes que obran en el sumario de la causa.

La administradora de empresas de Correa, Isabel Jordán, afirmó en su declaración que “la señora presidenta -en referencia a Aguirre- opinaba y muchas veces” sobre los actos que organizaba las empresas de la Gürtel.

Asimismo, precisó que además de los eventos -como campañas electorales, el homenaje al atentado del 11M, la Cumbre Flamenca de Metro de Madrid de 2006, la corrida de la Beneficencia de 2007 o una carroza para el desfile del Día del Orgullo Gay, entre otros-, las empresas de Correa desarrollaron el denominado kit de presidencia que consistía en un paquete con atriles, traseras e iluminación y escenario diseñado exclusivamente para la exdirigente popular.

El exviceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo -destituido por la propia presidenta cuando se destapó la trama Gürtel en 2009- destacó que ese paquete exclusivo finamente no se llegó a elaborar porque no era compatible con la diversa “tipología” de actos institucionales que protagonizó Aguirre. Aún así, presumió durante su comparecencia de haber formado parte del equipo que mejoró la imagen política de Aguirre.

López Viejo apuntó que nunca “despachó” directamente con Aguirre asuntos relacionados a la organización de sus eventos, a no ser que hubiese algo que no le gustara, pues, según enfatizó, el “nivel de exigencia” de la expresidenta regional era “altísimo y tenía que estar todo perfecto”. Eso sí, el exviceconsejero recalcó que de todos los actos que dependían de Presidencia un 20% fueron contratados con las empresas de Correa. - D.N.