UPN y PSN dan el voto a Cuenca para azuzar las discrepancias en el Gobierno del cambio

Una iniciativa de Aranzadi para limitar la velocidad a 30 km/h en las calles de Pamplona vuelve a poner en evidencia las serias diferencias de los socios minoritarios con EH Bildu y Geroa Bai

Kepa García - Jueves, 18 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Las diferencias en el seno del equipo de Gobierno que expusieron en rueda de prensa Aranzadi e I-E se volvieron a poner de manifiesto ayer, seis días después de que los representantes de ambas formaciones comparecieran conjuntamente para mostrar su malestar y decepción por la marcha de la legislatura. Otra vez fue la movilidad el origen de las discrepancias entre Aranzadi e I-E, por un lado, y EH Bildu con Geroa Bai por el otro, en un debate que evidenció lo poco que se ha avanzado en estos días para restañar las relaciones entre los socios del cuatripartito y la clara intención de UPN de sacar partido de la situación creada.

Pese a las descalificaciones y los duros enfrentamientos que los regionalistas han mantenido con Armando Cuenca, no dudaron en apoyar varios puntos de una iniciativa presentada por el concejal Aranzadi para reducir la velocidad máxima en las calles de Pamplona a 30 kilómetros por hora.

Fue durante la comisión de Urbanismo, donde se vivió una situación excepcional en la legislatura, con cinco votaciones distintas, un intento de EH Bildu para incluir otros puntos en la declaración que fue desestimado por Cuenca y unas alianzas desconocidas hasta el momento.

En dos de las votaciones, referidas ambas a medidas concretas para la seguridad de los peatones y el calmado del tráfico rodado, UPN y PSN votaron con Aranzadi e I-E, frente a la postura de EH Bildu y Geroa Bai, que pese a compartir los objetivos de la iniciativa, plantearon que estas cuestiones deben ser tratadas por los técnicos de la Junta de Movilidad.

No salieron adelante dos de las propuestas de Aranzadi. La que pedía reducir la capacidad de las vías sobredimensionadas solo obtuvo los apoyos añadidos de la representante de I-E y del PSN, frente al voto negativo de UPN y Geroa Bai y la abstención de EH Bildu. En la segunda medida que vio rechazada Cuenca, para restringir la velocidad en todas las calles de Pamplona a un máximo de 30 kilómetros por hora, votaron en contra los dos representantes de Geroa Bai, se abstuvieron 7 (UPN, EH Bildu y PSN) y solo hubo dos votos a favor (Aranzadi e I-E). El voto de calidad del alcalde impidió que se aprobara.

un acuerdo de los cuatroLas cuatro formaciones que integran el equipo municipal solo coincidieron en una de las cinco votaciones, en la que se aludía de forma genérica a reafirmar el compromiso entorno a la Visión Ceropara tratar de eliminar las víctimas mortales en los accidentes de circulación. En este punto UPN votó en contra y el PSN se abstuvo.

Fue lo único en lo que los 4 socios se pusieron de acuerdo, ya que las diferencias fueron evidentes a lo largo del debate, en el que Cuenca y Eguino se lamentaron de que la propuesta de Aranzadi contara con más apoyos fuera del equipo de Gobierno que dentro.

Para defender su iniciativa, Cuenca habló de las resistencias al cambio y de la necesidad de aplicar medidas para reducir la velocidad, ya que como recordó la probabilidad de que haya un atropello mortal a 30 km/h es del 10%, frente al 80% cuando el vehículo circula a 60 km/h.

menos coches y más lentosEn este sentido, abogó por una reducción de la capacidad de las vías sobredimensionadas, comenzando por Pío XII, donde sigue insistiendo en reducir los carriles asignados al turismo privado. También reclamó medidas para el calmado de tráfico, la eliminación de todos los aparcamientos que limitan la visibilidad de los pasos de peatones y la introducción de elementos en la vía para reducir la velocidad de los coches.

Planteó con éxito una intervención inmediata -en un plazo máximo de cinco meses- en las siete calles donde se han producido accidentes mortales, introduciendo la reducción de velocidad para el vehículo a motor y otras medidas complementarias que se consideren oportunas. En su último punto se pedía que se contemple en la ordenanza de movilidad el límite de velocidad en las calles de Pamplona, con la posibilidad de introducir excepciones para determinadas calles si los informes de los técnicos del área Seguridad Ciudadana así lo consideran. Antes de terminar su intervención, recordó que el PP ha propuesto una iniciativa similar para reducir la velocidad, animando al resto de grupos a sumarse.

Como era previsible teniendo en cuenta que era la primera comparecencia de Cuenca tras la rueda de prensa de la semana pasada, el portavoz del PSN Eduardo Vall hizo varias alusiones a las discrepancias en el seno del equipo de Gobierno y mostró su extrañeza ante el hecho de que el portavoz de Aranzadi, como concejal delegado de Movilidad, presentara una iniciativa sobre la materia en vez de traer un proyecto concreto.

descalificaciones y apoyoCon una catarata de descalificaciones hacia la gestión de Cuenca comenzó su intervención el portavoz de UPN Juan José Echeverría, que poco a poco fue suavizando su tono hasta llegar a pedir al representante de Aranzadi que cambiara alguna expresión de su iniciativa para apoyarle.

Por parte de Geroa Bai intervino Iñaki Cabasés, que se centró en la propuesta sobre la Ciudad 30 dejando al margen las discrepancias que su formación mantiene con Aranzadi sobre la movilidad. El portavoz de Geroa Bai reiteró su compromiso con un cambio de la movilidad en Pamplona, aunque a la hora de llevarlo a cabo se posicionó claramente para dejarlo en manos de los técnicos.

En la misma línea se postuló Joxe Abaurrea (EH Bildu), que también se refirió al grupo técnico que ha confeccionado el plan de amabilización del centro y a la Junta de Movilidad como los foros más adecuados para plantear este tipo de actuaciones.

Edurne Eguino (I-E) se volvió a mostrar en contra de este planteamiento, con el argumento de que deben ser soluciones que se adopten en el ámbito político. También hizo una crítica a sus socios de gobierno al considerar que mostraron menos apoyo a la iniciativa de Aranzadi que los grupos de la oposición.

La falta de entendimiento fue especialmente reveladora al final de la sesión, cuando Joxe Abaurrea (EH Bildu) trató de incorporar un punto nuevo a la propuesta de Aranzadi para que las iniciativas sobre la Ciudad 30 fueran analizadas en la Junta de Movilidad. El edil de Aranzadi se negó a admitir tal sugerencia y se votó la propuesta tal y como la había presentado, sin los cambios que había aceptado incluir a petición del PSN.