consultas populares este domingo en Navarra

Oiarbide (Gure Esku Dago): "Nos da igual que gane el sí o el no, lo que importa es el debate"

efe - Viernes, 16 de Junio de 2017 - Actualizado a las 12:26h.

PAMPLONA. "Nos da igual que gane el sí o el no, lo que importa es generar debate" y demostrar que "podemos hablar sobre cualquier cosa", afirma el portavoz de "Gure Esku Dago", Ángel Oiarbide, con motivo de las consultas populares que este domingose van a celebrar en 24 poblaciones navarras sobre diversos asuntos.

En esas consultas los ciudadanos podrán expresar su opinión sobre cuestiones que han sido previamente consensuadas en cada caso, que van desde lo más general, como si quieren que los ciudadanos de Navarra "decidan su futuro libremente", hasta cuestiones más concretas, como si quieren ser de "una Euskal Herria soberana" o que "Nafarroa, con el resto de territorios vascos, constituya un Estado".

Las consultas "quieren demostrar que en esta sociedad se puede debatir, dialogar y acordar sobre cualquier cosa de manera racional y cívica, que podemos decidir", sostiene en una entrevista concedida a Efe Oiarbide, quien remarca que las preguntas responden a la realidad de cada pueblo y han sido consensuadas en ellos, por lo que las que han sido aprobadas en unos, no saldrían adelante en otros. "No somos nadie ni para poner una fecha, ni una pregunta, eso no nos interesa, lo que nos interesa es empezar a hablar sobre estos temas", insiste.

Al respecto subraya que "Gure esku dago" (Está en nuestras manos) "no es un eslogan, sino una actitud" que implica "pasar de ser observadores a protagonistas". "Nuestra intención no es crear un cúmulo de fuerzas nacionalistas vascas porque nuestra reivindicación no es únicamente nacionalista o abertzale, nuestra reivindicación es democrática", asevera. Aunque sus orígenes se remontan a 2007, fue en 2013 cuando nació como tal esta "dinámica" con el objetivo de "crear puntos de encuentro" y demostrar que "en esta sociedad se puede debatir y dialogar sobre cualquier cosa de manera racional y cívica".

Pese a que solo han transcurrido diez años estamos ante "dos sociedades y dos situaciones totalmente diferentes", puntualiza Oiarbide. "En 2007 estábamos después de otro proceso de paz frustrado, en el que la ciudadanía estaba a la desesperada, sin rumbo, y lo peor de todo, a la espera a ver cuándo cinco, seis u ocho, no se sabe en que habitación de qué monasterio, se juntaban y pactaban nuestro futuro", continua. A eso añade que además cada uno estaba en su "trinchera política". En ese contexto, en el que también se veían "zonas de oasis" en las que personas de diferentes sensibilidades se unían, "siempre y cuando se dejaran al margen objetivos políticos", surge la posibilidad de realizar un intercambio cultural con Escocia. Eso permite ver de cerca algo que rompe "todos los esquemas", como es el anuncio de un referéndum para que los escoceses pudieran decidir su futuro. El hecho de que eso no "generara ni un problema, ni un conflicto ni en Londres, ni en Reino Unido ni en Escocia" les parecía "ciencia ficción".

En sus "idas y venidas" a Escocia aprendieron que el hecho de que la ciudadanía "coja la palabra y decida es fruto de una sociedad que ha profundizado más en la democracia". Pero no es el único proceso que han seguido, "de todos se puede aprender muchísimo", dice Oiarbide, quien apunta que del modelo catalán están aprendiendo que "la sociedad civil tiene mayor capacidad de influir de lo que pensamos en un principio". No obstante, "nuestro modelo es el que está todavía por crear, es el que tenemos que consensuar entre los habitantes y los distintos sectores de este país", remarca, tras lo que asevera que si se quiere ser "eficiente y eficaz" hay que adoptar un modelo adaptado a la realidad de Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca.

En este tiempo son ya 142 las consultas realizadas, a las que ahora se suman 24 municipios más, una cifra que esperan que vaya en aumento con la mirada puesta en el 2019, antes del siguiente ciclo electoral. Su intención es que en estos dos años las consultas y el proceso lleguen al mayor número de personas, tras lo que hace hincapié en esto último, ya que "votar, meter la papeleta es fácil, lo difícil es que los pueblos, la gente se junte y empiece a hablar y debatir", y esto puede llegar a durar un año. En Navarra las consultas comenzaron en Etxarri Aranatz en 2014, a esa siguió en 2016 otra en Bakaiku, y ahora llegan veinticuatro más en localidades que suman 27.095 habitantes. Se trata de Arantza, Bera, Etxalar, Igantzi, Lesaka, Imotz, Basaburua, Araitz, Arano, Areso, Betelu, Goizueta, Larraun, Leitza, Lekunberri, Altsasu, Arbizu, Arruazu, Irañeta, Irurtzun, Lakuntza, Olazti, Urdiain y Ziordia.