Las seis mentiras sobre Uxue Barkos

La sentencia del Tribunal de Cuentas deja en evidencia la falsedad de las acusaciones en torno al cobro de dietas

Un reportaje de Ibai Fernandez - Sábado, 15 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

las denuncias de Justita et Veritas y los ataques políticos contra Uxue Barkos por parte de sus rivales políticos, la gran mayoría de UPN, han estado sustentadas en acusaciones falsas e incluso en la mentira. Cuestiones como el número de dietas cobradas, el dinero percibido o la inexistencia de días para realizar las reuniones que han sido rebatidas ahora por la sentencia que absuelve a la hoy presidenta del Gobierno. La juez del Tribunal de Cuentas ha alargado el proceso y ha realizado todas las pruebas que le pedía la acusación, incluida la relación de viajes solicitada al Congreso, que no han hecho sino refrendar la versión de la defensa.

falsedad 1

Los falsos días inhábiles

Hubo reuniones en fin de semana y en días festivos

La juez señala en su sentencia que era posible reunirse en fines de semana, días festivos o en época de verano. De hecho, es habitual que en Sanfermines, fecha de nutrida actividad municipal, se reúnan los concejales. Tampoco es cierto que todos los días de julio y agosto sean completamente inhábiles a efectos de labor municipal. Algo que ya había ratificado el Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada de Policía Judicial durante la investigación de la Fiscalía, que certificó que eran habituales las reuniones en fin de semana o en festivos, lo que no implica que Barkos, que muchos sábados tenía actos institucionales públicos, se hubiera reunido en todos ellos. Pero sí algunos.

Falsedad 2

Los vuelos, prueba absolutoria

Es compatible ser concejal y diputada

La base central de la acusación contra Barkos se sostenía en la supuesta incompatibilidad de ambos cargos. “No existe imposibilidad material”, concluye la juez, que apunta que los viajes remitidos por el Congreso avalan precisamente la posibilidad de compaginar ambas responsabilidades. De hecho, la sentencia cita al menos cuatro días (2 y 20 de octubre de 2008, 1 de octubre y 1 de diciembre de 2009) en los que Barkos prueba mediante actas oficiales que participó en órganos colegiados de ambas instituciones.

Falsedad 3

Las cuentas de la lechera

Un calendario hinchado con errores de bulto

Para justificar que era “imposible” que Barkos hubiera participado en las reuniones que dijo haber mantenido, y para las que hubiera necesitado “años de más de 400 días”, la acusación elaboró un calendario como prueba que supuestamente confirmaba que “estaba en Madrid mientras cobraba dietas en Pamplona”. Sin embargo, la juez subraya en la sentencia que “existen diversos errores materiales en los cuadros confeccionados por la parte actora”, y en los que, por ejemplo, se apuntaba la celebración de plenos en el Congreso en días en los que la Cámara Baja estaba cerrada.

falsedad 4

Las reuniones celebradas

Barkos cobró la mitad de las reuniones que había denunciado la acusación

En la sentencia la juez enumera el número de reuniones de grupo que el Ayuntamiento abonó a Barkos en concepto de dieta entre 2008 y 2012. Fueron 497, frente a las más de 700 que había dicho la acusación. La diferencia radica en que Barkos no percibió dieta por muchas de las reuniones de grupo, ya que superaban el máximo de 13 al mes. La juez apunta así que estas cifras “ni parecen desproporcionadas ni menos aún difíciles de realizar a lo largo de los 365 días de cada año”. La sentencia recoge además que una vez implantado el nuevos sistema en 2013, que exigía que las reuniones fueran en el Ayuntamiento y con firmas de asistencia, Barkos continúa justificando “un número similar de asistencias”.

falsedad 5

El cáncer

La enfermedad no impidió que trabajara

Fue uno de los últimos recursos de la acusación, que intentó probar que Barkos no pudo reunirse las veces que dijo durante el periodo que estuvo sometida al tratamiento contra el cáncer. La hipótesis, que ya no tenía que ver con sus estancias en Madrid, también es rechazada por la juez, que señala que la acusación “no aporta ningún elemento que permita identificar reuniones concretas, en fechas determinadas, que pudieran no haberse celebrado”. De hecho, en esas mismas fechas Barkos afrontó actos institucionales públicos en el propio Ayuntamiento y hasta una campaña electoral.

falsedad 6

El dinero retribuido

Cobró la cuarta parte de lo que decía la acusación

Durante los últimos meses se había oficializado la cifra de 208.610,61 euros que Barkos podía tener que devolver en caso de ser condenada. Era la cantidad que solicitaba la acusación, y que se equiparó a la supuesta cantidad que siendo concejal hubiera cobrado de forma indebida. La sentencia, sin embargo, aclara que la cantidad incluye no solo las dietas de Barkos, sino la de todos los concejales de Nafarroa Bai durante dos legislaturas. En realidad, los ingresos que estaban cuestionados ascendían a 55.398,79 euros, lo que implica 11.079 euros al año por su labor como portavoz del principal grupo de la oposición municipal.