BUENA feria, CON MEJORES TOROS QUE COLETUDOS

Buena presentación y juego (media de 6) de todas las corridas de toros 20 OREJAS Y 6 TRIUNFOS: | Cayetano, Ginés Marín, López Simón, Roca (herido, no pudo) Colombo (nov.) y Armendáriz (re.)

M. Sagüés - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Como ya se ha dicho, la feria de 2017 desde el punto de vista de la materia prima ha sido buena. La práctica totalidad de los toros presentados al reconocimiento veterinario previo fueron aprobados. Salvo Miura, que lo hizo con seis, casi todas las divisas llegaron a los corrales del Gas con dos e, incluso, tres toros de más por si hubiera un accidente de cualquier tipo. Muchos de los toros sobrantes oficiaron de sobreros en las mismas corridas de su origen. Ningún burel fue devuelto a los corrales por falta de fuerza. Sí se cambiaron dos toros por sendas y lamentables roturas de una de sus astas al derrotar en un burladero en su salida.

La presentación, hechuras y trapío, fue irreprochable en todos los toros. Y fueron hasta 13 toros de los 48 lidiados los que alcanzaron una nota de notable o más (de 7 en adelante).

Perseguido, el 4º de Cebada Gago que desaprovechó Juan Bautista. Un 5º de Escolar de nombre Sevillano al que le cortó una buena oreja Pepe Moral. Dos torazos de Puerto de San Lorenzo, en especial Pompito, del que obtuvo un trofeo Paco Ureña. Y el Huracán 6º con el que se tuvo que emplear el también debutante Garrido. De Fuente Ymbro (corrida de banderilleros) destacó el 3º, Zorrero, ante el que mostró buena actitud Manuel Escribano. El día 11 la corrida de Jandilla tuvo clase, aunque su valoración (también la de Cuvillo) en el primer tercio fuera inferior a las demás por ser poco picada. Los tres toros con nombre femenino: Labradora, Historieta y Grabriela, fueron muy buenos para la muleta. El debutante, aunque ya talludo (40 años), Cayetano y Roca Rey se repartieron 4 orejas. Perera, bien con el 4º, pinchó. El peruano no pudo salir a hombro: al matar al 6º rompió la espada en tres pedazos, lo que provocó un desequilibrio que acabó en cornada, quirófano y no poder torear dos días después.

La corrida de Victoriano del Río fue cinqueña y muy seria. Algún toro, como también le había pasado a Fuente Ymbro, fue algo destartalado. Sin embargo, los tres primeros fueron bravos en el caballo y en el resto de tercios: Jungla, Epicentro y Forajido, que a la postre fue designado como Premio Carriquiri. Castella cortó una oreja de un buen primero con una puesta en escena elegante, mas también algo fría. Y López Simón y el debutante Ginés Marín lograron con buena ayuda de la presidencia el abrir la puerta grande. Y en el caso de Ginés (2 orejas al 6º) el repetir al día siguiente para sustituir al herido Roca Rey.

El encierro de Núñez del Cuvillo se movió, cuatro toros más con caras sueltas y no mucho empuje, pero dos, Galiano y Lugareño, tuvieron mucha clase y embistieron en ocasiones haciendo el avión de forma espectacular. A Galiano, Antonio Ferrera le cuajó la faena más sentida y artística de los diez festejos de abono. Talavante también emocionó con varios momentos de toreo al natural de gran enjundia. Dos zurdazos fueron eternos. Ginés Marín, con un lote inferior, no pudo refrendar el éxito anterior.

La miurada abrochó la feria con mejor nota de la augurada por muchos. Y cuatro orejas, que son muchas aunque alguna, como la primera de Rafaelillo no estuvo acompañada de mayoritaria petición. Hubo tres torazos para recordar por su importante raza: Déjalo con ese vibrante galope con el que nos obsequió de forma muy generosa Javier Castaño;un Hurón colorado como para quitar el hipo: y Limonero, el más completo y con mayores posibilidades de acoplamiento ante un entonado Rubén Pinar. Al herido Roca Rey, hay que añadir de una feria dura, las cornadas de Gonzalo caballero y del banderillero Pablo Saugar, Pirri.

ASISTENCIAAunque no hay datos de la Meca, hubo llenos los días 7, 8 y 11. Y llenos técnicos otros tres o cuatro días. Datos positivos, teniendo en cuenta que se han mantenido los números, mientras que en otros sectores se habla de una pérdida estimable. Así, el producto toro por San Fermín sigue siendo el más fiable.