Las familias ponen el acento en los precios más que en la localización

Debido al alto coste de las atracciones muchas familias esperaron al día de ayer para montarse a mitad de precio

Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Las familias de Pamplona, pese a la “mala localización” de la que se quejan los feriantes, no dudaron en “bajar” a disfrutar de las distintas atracciones y comer en los diferentes puestos de patatas y churros que ofrece la feria.

Entre otras, Marian, Josune y Leire, tres vecinas de Pamplona de 13 años de edad, aprovecharon para “ver el ambiente” y subirse a la montaña rusa. Además, disfrutaron de unas patatas fritas y de un rico batido de uno de los puestos de la feria. Ellas, como otras tantas personas, no acudieron solo un día, pero quisieron esperar al día de ayer para montarse en más atracciones, por la reducción de precio.

Oier, de 3 años de edad, se montó en las camas elásticas, en el tren de la bruja y en el tiovivo, acompañado de su madre, Ana Martínez, que explicó que “es el primer año que venimos desde que tuvimos al niño”.

Por otro lado, la madre de Maite, de 6 años de edad, Ana Lesaka, destacó que los precios le parecen un tanto caros, “por eso solo venimos un día”, pero pese a no ser precios del todo económicos, decidió montarse en cuatro atracciones para acompañar a la pequeña.

Al igual que la madre de Abel y Nerea, que no dudó en montarse junto a los pequeños en La selva encantaday en El tren de la bruja.Aunque su opinión sobre el precio es la misma que la de Martínez, “nos parece caro”, confesó Cristina Gorriz.

Pero respecto a la ubicación, quiso destacar que “antesestaban más céntricas, pero a nosotros nos da igual. Nos viene bien aquí”, y que aunque estén ahí no van a dejar de acudir. - A.E.