Colitis cerebral

Antxon Villaverde - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Llevan años los centros de investigaciones científicas, con el estudio de esta terapia, es la gran desconocida dentro de la Medicina. Hay ideas, ocurrencias y opiniones que son fruto de lo que vulgarmente conocemos como colitis cerebral y que, según el relieve de quien lo exponga, pueden llegar a tener una gran trascendencia, que no hacen más que desagraviar a la opinión pública, creando en ocasiones conflictos que llevan a situaciones de riesgo, como por ejemplo ahora, con la pretendida secesión de Cataluña.

Si bien los políticos ya nos tienen acostumbrados a escuchar sus opiniones, que en un gran porcentaje son diagnosticadas dentro de esa terapia, resultan más espectaculares cuando son los pastores de la Iglesia quienes, equivocados o no, se manifiestan públicamente. La figura de un obispo tiene un gran relieve, y tanto para los creyentes como agnósticos, cualquier opinión que expresen va a ser analizada minuciosamente, por lo que sería aconsejable que sus opiniones se ciñeran a los evangelios.

Vivimos un mundo agresivo, donde las descalificaciones son la tónica dominante. No escuchamos hablar más que al yo recordándonos constantemente el reglamento del jefe, cuyo artículo primero dice que: el jefe siempre tiene razón. Y su artículo segundo, que dice que cuando no la tuviera, se aplicaría el artículo primero.

Asistimos a nivel mundial a los derroches de multimillonarios, paseos en carroza de oro macizo de alguna soberana, treinta y dos conflictos bélicos simultáneos se cuentan hoy en el mundo (cuya mitad se está muriendo de hambre) y todo por la temible colitis cerebral, que los que la padecen, cuando tienen una idea ¡la cagan! -con perdón-.