Vivir en un edificio con historia

El Hotel Quintana, el antiguo Teatro Olimpia (luego cines Carlos III), y hasta parece que los almacenes Unzu. Los que otrora fueran locales emblemáticos y negocios de éxito están dando paso a edificios de viviendas de lujo. Cambio de usos.

Un reportaje de Marivi Salvo. Fotografía Javier Bergasa/Archivo - Viernes, 25 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Edificios en el centro de la ciudad, con un interesante pasado y muchas historias que contar. Algunos de los inmuebles que acogieron negocios emblemáticos y de éxito en Pamplona parecen estar predestinados a un nuevo fin, el de viviendas. El que a comienzos del siglo XX fuera el Hotel Quintana, en la Plaza del Castillo, donde se alojaba Hemingway y que el escritor incluyó en su novela Fiesta; el emblemático Coliseo Olimpia, en San Ignacio con Cortes de Navarra, después Cine Carlos III hasta que cerró en marzo de 2016; y hasta parece que los populares almacenes Unzu, cerrados hace diez años en Mercaderes, van a tener vecinos en su interior. Después de que los negocios echaran la persiana, los propietarios han encontrado nueva salida a los edificios: la inmobiliaria. De hecho, algunos ya cuelgan carteles del futuro que les espera.

hOTEL QUINTANA

Plaza del Castillo, 18

6 viviendas de lujo y un nuevo local hostelero


El que fuera a principios del siglo XX y hasta la Guerra Civil el Hotel de Juanito Quintana, en la Plaza del Castillo 18, va a convertirse en un edificio de apartamentos de lujo con un local hostelero en planta baja, con doble entrada (por la plaza y la trasera calle de Espoz y Mina). La promoción, que gestiona Inmobiliaria Navarra y que va a construir Zaharberri, está a expensas de la licencia de obra municipal para echar a andar. Así lo detalla José Antonio Agramonte, de Inmobiliaria Navarra: “Se va a vaciar por dentro, pero se va a mantener la fachada, de estilo modernista”. Protegido en grado 3 por el catálogo municipal, la actuación va a conservar el bellísimo balcón y los elementos exteriores” del antiguo hotel donde se alojó el Nobel Hemingway en sus primeras visitas a Pamplona, y que después de la guerra pasó a nuevos dueños (Pedro Erviti) y con el nombre de Hotel España. Dentro, la promoción contempla seis apartamentos: “En la primera planta, se plantean dos viviendas, de 50 m2 cada una, mientras que 2ª, 3ª, 4ª y 5ª planta, van a albergar pisos de 100 m2”. En planta baja, lo que fuera hasta 2014 la cervecería La Tropicana y la relojería Las Palmas de Espoz y Mina, ya tiene nuevo destino: un local hostelero de unos 120 m2, con dos alturas y entrada por ambas calles. “Son viviendas muy exclusivas, totalmente nuevas”, explicó Agramonte, quien precisó que en los últimos años el edificio, que alojó oficinas y pisos, ya estaba vacío: “De momento, ya tenemos dos personas interesadas”, indicó y añadió que una vez que se reciba la licencia, se iniciará la promoción, que quieren tener terminada para finales de 2018. Los precios, unos 500.000 euros el piso de 100 m2.

teatro coliseo olimpia

Cortes de Navarra, 7

Los cines Carlos III convertidos en pisos

Inaugurado en 1923 de la mano de la empresa Esuskalduna, el Coliseo Olimpia, según recuerda Carlos Albillo en su blog Memorias del Viejo Pamplona fue “un local emblemático que además de ofrecer cine, tenía una amplia sala, con gallinero, donde ofrecía otro tipo de espectáculos: teatro, musicales, etc.”. En 1928, la sociedad Euskalduna “vendió el Coliseo Olimpia a la Sociedad Anónima General de Espectáculos (SAGE) que contaba con salas por todo el estado”. La SAGE explotó el Olimpia hasta 1936 “en que lo subarrienda primero y lo vende luego, en 1940, a la empresa Erroz y San Martín, que tenía la concesión del Teatro Gayarre”. Su gerente era, a la sazón, Serapio Zozaya que fundaría la Saide en 1942”, detalla Albillo. El antiguo Olimpia fue derribado a mediados de 1963 para abrir al año siguiente en su lugar el Cine Carlos III, en un gran edificio de oficinas, donde permaneció en funcionamiento (desde 2000 como multicines) hasta que cerró el 3 de marzo del año pasado. Desde entonces, la opción de los propietarios se había centrado en su destino como viviendas. El proyecto presentado al Ayuntamiento, y que ya fue aprobado inicialmente en el pleno de principios de julio, contempla la creación de dos parcelas de planta baja más cinco alturas y bajos comerciales en el solar que ahora ocupan los viejos cines. Salvo el edificio de oficinas de la avenida San Ignacio, el resto de la edificación se demolerá en la primera fase, en concreto, el edificio de Cortes de Navarra y el antiguo cine. El edificio de oficinas de San Ignacio podrá seguir con actividad hasta que no se ejecute la segunda fase.

Almacenes unzu

Calle Mercaderes, 3

Carteles y obras de vaciado en el interior

Aunque todavía no han solicitado al Ayuntamiento licencia de obras, en el local de Almacenes Unzu, en la calle Mercaderes, hay movimiento. En mayo comenzaron los trabajos de “desmontaje de mobiliario, falsos techos e instalaciones interiores”, según la licencia de declaración responsable, y antes de San Fermín la propiedad colocó carteles en los balcones de lo que parece ser una futura promoción de viviendas (v veunzu). Que el destino de los antiguos almacenes se orienta al sector inmobiliario ya se sabía desde hace meses, cuando la propiedad realizó una consulta al área de Urbanismo para hacer pisos en las plantas altas, mientras que mantendría el uso comercial en planta baja. El Ayuntamiento respondió favorablemente a la posibilidad, aunque está pendiente un informe sobre la idea de un parking subterráneo y utilizar como acceso la rampa del estacionamiento municipal del mercado. Unzu nació en el año 1838 en Pamplona, como un ejemplo de la modernidad en el comercio de aquellos años. Cerró el 26 de mayo de 2007, tras casi 170 años de historia, y desde entonces ha estado sin uso.