“Tiene mérito que el equipo se haya levantado tras el 1-2”

Protagonistas | Diego Martínez destaca el alma de sus jugadores, que admiten que necesitaban ganar

“Algunos dirán que hemos tenido suerte, pero, si no persigues las oportunidades, no marcas” “El triunfo nos da un plus, pero tenemos una asignatura pendiente con las jugadas de estrategia” “Después de tres partidos sin ganar, esta victoria es un bálsamo de autoestima para el equipo”

Javi Gómez | Javier Bergasa/Mikel Saiz - Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Pamplona - El entrenador de Osasuna, Diego Martínez, se mostró satisfecho por el triunfo rojillo, el primero de la temporada en competición oficial, pero sobre todo por la forma en que se produjo. “Que el equipo se haya levantado después de encajar el 1-2 cuando habíamos tenido una ocasión para marcar el 2-0 tiene su mérito”, destacó el preparador gallego, que también se quedó con otras virtudes de su escuadra: “Ha sido el partido en el que más ocasiones hemos tenido y la verdad es que la prórroga ha sido épica porque los dos equipos estábamos muy cansados. Hemos podido marcar algún gol más y además hemos gestionado bastante bien la posesión en los minutos finales”.

No obstante, más que por el juego, el técnico del cuadro navarro recalcó su felicidad por la importancia del triunfo: “Independientemente de que el equipo todavía tiene muchas cosas que mejorar para seguir creciendo, lo que más necesitábamos era una victoria que nos diera un impulso anímico. Y si además viene con remontada, mucho mejor, porque también nos sirve para devolver algo a la afición, ya que lo que nos está dando es indescriptible. A veces las ganas de agradar nos hace precipitarnos, que es lo que nos ha pasado en la primera parte, pero luego nos hemos recuperado”.

Cuestionado sobre el cambio de sistema que aplicó ayer (de salida y también durante el partido), Diego Martínez reconoció haber utilizado muchas variantes que también le pueden servir al equipo para el futuro, pero destacó que “lo importante es el alma y el espíritu que han demostrado los jugadores en una situación que no era fácil”. No obstante, no personalizó: “Le doy la enhorabuena a toda la plantilla, a los que han jugado y a los que se han quedado fuera, porque es una victoria de todos. Hemos tenido fases buenas y malas, pero necesitábamos un impulso anímico. Jugar bien te ayuda a ganar, pero ganar te ayuda a jugar mejor”.

Para Xisco, autor del gol que permitió a Osasuna disputar la prórroga, “era importante ganar después de cómo hemos empezado en Liga, ya que en los tres primeros partidos no hemos sido capaces de conseguir la victoria pese a adelantarnos en el marcador”. Del choque de ayer, el atacante del conjunto navarro dijo que “ha sido un partido loco en el que nos ha vuelto a pasar lo mismo que en la Liga. Hemos hecho lo más difícil, que era ponernos por delante en el marcador, pero por circunstancias el rival le ha dado la vuelta al resultado. Sin embargo, nos hemos sabido rehacer. Algunos dirán que hemos pasado por suerte, pero, si no persigues las oportunidades, no consigues nada y el equipo se ha dejado todo en el campo hasta el final. Fruto de ese esfuerzo hemos conseguido una victoria importantísima que el equipo necesitaba”. Xisco añadió que “ahora mismo no importa qué rival nos toque en la siguiente eliminatoria de Copa (el sorteo se celebra hoy a las 13.00 horas) porque tenemos que centrarnos ya en el partido de Liga en Vallecas” y remató agradeciendo el aliento de la afición: “No tenemos queja. Es un lujo poder contar con su apoyo incondicional y los jugadores lo notamos”.

Aitor Buñuel, que ayer fue titular, se mostró satisfecho con su rendimiento, aunque señaló que “tenemos una asignatura pendiente con las jugadas de estrategia de los rivales, pero la victoria nos va a dar ese plus para poder sacar más partidos adelante”. El canterano elogió el papel de la afición -“es increíble”, dijo-, al igual que el debutante Lillo, que reconoció haber sufrido en su estreno, pero que se quedó con el cambio de dinámica en los resultados: “Después de tres partidos sin ganar, esta victoria es un bálsamo de autoestima”.