Las carreras populares, las andadas y la montaña

Venancio Rodríguez Sanz - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Me aburrían los periódicos, nunca los leía. Bueno, ojeaba los crucigramas y la cartelera del cine. Pero desde que escribo Cartas al Director, en la medida de mis posibilidades, más que leerlos lo que hago es analizar las noticias de forma crítica para escribir sobre ellas. Esto me divierte e invito a todo el mundo a que lo haga también. Hoy, mientras me dedicaba a esta labor, iban pasando las páginas hasta que llegué a una que decía: “Puyada a Oturia, una carrera por montaña con mucha historia”. Entonces recordé algunas de las salidas que últimamente he realizado a la montaña. Recordé que en algunos árboles, bajo las piedras, en los matojos… me encontré cintas de señalización por donde deben pasar los corredores o caminantes. También hallé por el camino botellines de agua, peladuras de naranja, papeles de caramelos, cigarrillos, etcétera. Pienso que por muchas razones es bueno que haya este tipo de eventos. Pero yo rogaría, tanto a los organizadores como a los participantes en las marchas populares y carreras que dejaran la montaña tal y como la encontraron. O como mínimo, no peor.