Mesa de Redacción

La coordinación, ese mito

Por Víctor Goñi - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

qué imprudencia la de tantos caporales de Interior con tendencia a formular vaticinios sobre la actividad terrorista. Y cuánta irresponsabilidad política al utilizar la seguridad pública a modo de arma arrojadiza o en beneficio de parte, como si la culpa única e intransferible de los actos delictivos no fuera de quienes los perpetran y como si los asesinos hicieran distingos entre las siglas gobernantes aquí o allí. La revisión crítica de operativos, protocolos y comunicaciones resulta obligada tras una matanza organizada, pero en nada contribuye a perfeccionar los mecanismos de prevención y de respuesta la trifulca pública que además visibiliza las recurrentes fricciones privadas en materia policial. Pues no cabe mejor coordinación que la mínima imprescindible y para ello debiera concurrir un reparto competencial y territorial nítido en función de las fortalezas e implantación natural de cada Policía, sin investigaciones duplicadas -e incluso triplicadas, como en Navarra- ni injerencias políticas. Desde la instauración de procedimientos de actuación claros y proporcionales, la primacía de criterios profesionales en la toma de decisiones y la observancia garantista de las leyes y de las instrucciones de quienes las interpretan, es decir, los jueces. Basta ya de juegos a costa de la protección cabal de la ciudadanía.