culmina la remontada que apuntaban los sondeos

Erna Solberg, la primera conservadora reelegida en Noruega en tres décadas

EFE - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 12:29h.

Copenhague. Laprimera ministra noruega, Erna Solberg, llevó hoy a la derecha a mantener el poder en este país nórdico y se convirtió en la primera líder conservadora que repite triunfo en tres décadas.

Solberg, apodada "Erna de hierro" por su firmeza desde su época de ministra, ha culminado la remontada que apuntaban los sondeos en las últimas semanas tras pronósticos adversos en meses previos y ha hecho valer su imagen de líder sólida, capaz de mantener unida a la derecha pese a sus desacuerdos internos.

A su capacidad negociadora hay que añadir la recuperación en el último año, que ha hecho olvidar el golpe que recibió la economía de Noruega -principal exportador de crudo y gas de Europa Occidental- con la caída de los precios del petróleo.

La segunda mujer en dirigir un gobierno en Noruega, tras la carismática laborista Gro Harlem Brundtland, culmina así la senda iniciada en 2013, cuando recuperó el poder para su partido 23 años después y logró su mejor resultado en tres décadas.

Pero alcanzar su condición de líder indiscutible le ha llevado muchos años y por el camino pasó situaciones comprometidas que estuvieron cerca de apartarla del mando del partido.

Al año de ascender a la jefatura conservadora, su partido se desplomó en las legislativas de 2005, lo que le obligó a jugarse el puesto en los comicios municipales de 2007.

El triunfo conservador en esas elecciones le dio aire, aunque los rumores sobre su posible sustitución no quedaron despejados hasta unos meses antes de las siguientes elecciones generales.

Solberg, de 56 años, mejoró los resultados y, aunque no pudo evitar el triunfo apretado de la coalición "rojiverde" del laborista Jens Stoltenberg, marcó el inicio de una tendencia ascendente.

Diagnosticada con dislexia a los 16 años, Solberg trabajó en labores de voluntariado y en el movimiento estudiantil en su juventud, antes de iniciar su carrera política en su Bergen natal, donde fue concejala en varios períodos.

Entró en el Parlamento en 1989, cuando ya había finalizado sus estudios de Sociología y Ciencias Políticas, y años después presidió la Asociación de Mujeres Conservadoras (1994-1998).

Fue ministra de Administraciones Locales y Regionales en el segundo Gobierno del democristiano Bondevik (2001-2005), y de esa época le viene el apodo de "Erna de hierro", por su línea dura en inmigración y por sus presiones a Extranjería para intentar expulsar del país al líder religioso kurdo mulá Krekar.

Su etapa de ministra se vio salpicada también por el "caso Vanunu", por el "espía atómico" israelí Mordejai Vanunu, al que su departamento negó asilo político para no enturbiar las relaciones políticas con Israel, como se reveló años más tarde.

Admiradora de la canciller alemana, Angela Merkel, Solberg no ha tenido problemas en hablar de su sobrepeso e incluso ha dado vía libre a su lado más frívolo, como cuando fue cazada jugando al popular videojuego "Pokémon Go" en el Parlamento, semanas después de que le ocurriera lo mismo a la líder liberal, Trine Skei Grande.

"Creo que a Trine le gustará que abriera el juego cuando ella estaba hablando en el estrado", dijo entonces en broma Solberg.