Suecia realiza junto a la OTAN la mayor maniobra militar en 24 años

El país, tradicionalmente neutral, acoge el primer despliegue de tropas de la Alianza en territorio sueco

Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Copenhague- Suecia, país neutral asociado a la OTAN, acoge desde ayer y durante tres semanas las mayores maniobras militares en 24 años y en las que por primera vez países de la Alianza, incluido Estados Unidos, desplegarán tropas en territorio sueco.

Cerca de 20.000 soldados y personal civil suecos y unos 1.500 militares de Estados Unidos, Estonia, Dinamarca, Noruega, Lituania, Francia y la también neutral Finlandia estarán presentes en Aurora 2017, que incluye maniobras por tierra, mar y aire en el Báltico, el interior del país y la costa oeste.

La iniciativa ha recibido numerosas críticas de movimientos pacifistas y del Partido de Izquierda, aliado del Gobierno rojiverde en minoría y única de las ocho formaciones presentes en el Parlamento que se ha mostrado en contra de las maniobras, que sus detractores creen que empeorarán la relación con Rusia y cuestionan la neutralidad sueca. “Son maniobras suecas, hemos invitado a países socios con los que nos ejercitamos en otras ocasiones, así que no veo dónde está la controversia, esto no afecta nuestra política de neutralidad”, declaró el socialdemócrata Peter Hultqvist.

¿pOr qué el despliegue?El Gobierno justifica el despliegue por el cambio en la situación de seguridad en la región, apuntando a Rusia y la guerra en Ucrania, y resalta que el objetivo es mejorar la capacidad defensiva de las fuerzas armadas suecas. Que el supuesto bélico elegido para las maniobras sea que un gran país del este, cuyas fronteras se asemejan a las rusas, ataque a otro más pequeño en el Báltico no tiene un significado especial, matizó Hultqvist, quien resalta que en todos estos ejercicios “siempre hay atacantes y defensores”.

Bajo el lema Paremos Aurora, varias organizaciones han convocado para el próximo fin de semana varias concentraciones de protesta en las principales ciudades, con Gotemburgo como punto central.

La celebración de Aurora, que tiene un coste estimado de 61 millones de euros y coincide con otras maniobras impulsadas por Rusia en la zona, supone un paso más en el cambio experimentado en la política de defensa sueca en los últimos dos años y medio. - Efe