35 millones de escuchas

C. Tangana: “Mala mujer’ es como un bolero del siglo XXI”

Con 35 millones de escuchas, es la cuarta canción más oída este verano en el Estado

Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

madrid- Más de 35 millones de reproducciones en Spotify han convertido a Mala mujer en la cuarta canción más escuchada durante el verano en España, solo superada por J Balvin, Danny Ocean y Maluma. Otro gran logro para C. Tangana (Antón Álvarez Alfaro, Madrid, 1990), quien además acaba de fichar por Sony Music y será el encargado de inaugurar una nueva temporada de los Vodafone Yu Music Shows: el jueves 21 de septiembre en La Riviera madrileña y el viernes 22 en la Razzmatazz de Barcelona. “Van a ser dos bolazos un poco como recopilación de lo que ha sido este verano”, adelanta este madrileño que es ya todo un referente de la música urbana en castellano, con un éxito que empezó a coger forma para el gran público con la mixtape 10/15, editada hace dos años, según él mismo reconoce.

Además, la canción ha conseguido el certificado de doble platino tras mantenerse en el top 10 de las listas de ventas durante 14 semanas seguidas. “La música urbana es lo más importante que está pasando en las músicas populares de todo el mundo. La gente joven y las músicas están siendo invadidas por este estilo y los artistas de pop están tirando hacia él” debido a que “ha trascendido muy fuerte a nivel comercial”. Por eso, insiste en que “es la nueva música popular”, ya que se ha convertido “en el denominador común de todo lo mainstream, de todo lo global”.

Mala mujer’ “Uno nunca se espera números tan radicales”, admite C. Tangana sobre el estallido comercial de su singleMala mujer, al tiempo que confiesa que desde un primer momento su intención era que “los productores grandes a los que le gusta la música escucharan la canción y se quedaran flipando”. “Es un tema que a nivel de producción, desde la estructura, la elección de la temática, la forma de construir la melodía... está hecho clínicamente. Nos sentamos a discutir qué nos gusta de la música de baile, de la salsa, de la electrónica y hemos intentado desarrollar nuestros trucos para competir a ese nivel”, explica. Añade en este punto que “cuando escribía la letra pensaba en un bolero clásico”, ya que “casi todos esos boleros hablan de un momento en el que una de las dos personas de una pareja ha pasado página”. “Y eso da mucho juego. Es como un bolero del siglo XXI, total, yo lo dije desde el primer momento que empecé a hacer mainstream, si tengo una vía aquí es que entiendo el bolero y entiendo la balada”, reflexiona.

Tras esta afirmación, no sorprende en absoluto que C. Tangana pase de las etiquetas: “El trap está de moda y todo el mundo te pregunta qué es eso y tú dices que no es verdad que hagas trap y se quedan desconcertados. Se puede jugar con eso. Digo que empiezo a hacer pop y se quedan alucinados”. “Si uno es capaz de ponerse las propias etiquetas y generar discursos, eso es mejor que esperar a que la gente te diga lo que haces”, subraya, para acto seguido desvelar que afirma hacer pop para poder abrirse “a todo el abanico de público”. “Es que si haces algo que entra en la norma eres un excremento del sistema. Cuando eres una cosa que remueve de alguna forma, algo estás haciendo. Remover siempre es mejor que mantener. No sorprender no tiene ningún sentido para mí porque es lo contrario de ser creativo”, destaca. Y aún añade: “Si haces trap, cuando hagas otra cosa te lo van a decir. Cuando los medios ya no les mole decir trap, se van a hundir un montón de chavales. Era muy guay ser hipster hasta que de repente fue una etiqueta negativa. Hay que saber valorar las etiquetas y escaparse de ellas. Al final los artistas que tienen personalidad son los que permanecen”.

Respecto a su fichaje por Sony, explica que “las multinacionales están detrás del viral, están deseando que algo surja de forma espontánea para poder participar de ello. Prefieren a un artista que sabe lo que quiere. Están cambiando tanto todos los parámetros que ellos están deseando no tener que invertir en su propia idea. Nadie de Sony me habló en ningún momento de vender discos, me hablaron de la carrera que estaba creando”, relata. Al hilo de este fichaje, explica que para él hace dos años el éxito era tener una vida que le “estimulara y dejar el modelo de ir a trabajar y discutir con el jefe por pillar vacaciones y luego solo consumir en el ocio”. “Ahora he salido de eso y el éxito para mi sería que mi figura artística trascendiera más, dejar mi pequeño poso e inspirar a alguien. Hacer cosas bonitas”. - E.P.