condena en activo hasta febrero de 2021

El Supremo analiza este martes el recurso de Otegi ante su inhabilitación

Desde 2012 y hasta febrero de 2021 el secretario general de EH Bildu no puede optar a ocupar un cargo ni empleo público

Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

bilbao- El Tribunal Supremo estudiará hoy el recurso que el dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi presentó contra la duración de su condena a inhabilitación para ser cargo público, una pena que él pretende haber cumplido pero que, según los jueces de la Audiencia Nacional, continúa en activo hasta febrero de 2021. La deliberación de la Sala Penal del alto tribunal se producirá a puerta cerrada y podría arrojar un resultado hoy mismo o, sin embargo, extenderse a días sucesivos.

Arnaldo Otegi fue condenado por la Audiencia Nacional a diez años de prisión e inhabilitación por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna a través de Bateragune. Otegi fue condenado junto a Rafa Díez Usabiaga, Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez y Sonia Jacinto. Posteriormente, el Tribunal Supremo redujo la pena a seis años y medio. Ambas condenas llevaban asociada una pena de inhabilitación. Según la Audiencia, aunque el dirigente abertzale salió de la cárcel el 1 de marzo de 2016, la condena de inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo y para ejercer empleo o cargo público no habrá sido cumplida hasta febrero de 2021.

Además, este tribunal considera que dicha condena es firme, ya que Otegi no recurrió contra ella en tiempo y forma. “Nos encontramos ante una ejecución en curso, en la que desde hace años se han dictado resoluciones firmes y consentidas que afectan a la ejecución de la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de empleo o cargo público”, aseguró la Audiencia Nacional en el auto que ha sido recurrido por la defensa de Otegi ante el Tribunal Supremo. Es decir, la Audiencia considera que la pena de inhabilitación y la liquidación consiguiente de la misma son firmes desde 2012.

Por el contrario, su defensa argumenta que como la pena de cárcel se extinguió en marzo de 2016, la condena de inhabilitación terminó al mismo tiempo. - Efe