un edificio de 225 metros cuadrados

628 horas después, el 'caracol de Ultzama' llega a su meta

16 hombres y cinco mujeres han terminado el primer curso de bioconstrucción impartido en el Estado, localizado en Lizaso

d.n. - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 11:51h.

PAMPLONA. Un total de 21 personas desempleadas (16 hombres y 5 mujeres) han concluido en Lizaso (Ultzama) la primera experiencia de formación en bioconstrucción del Estado, impartida por el Servicio Navarro de Empleo – Nafar Lansare en colaboración con la Fundación Ultzama. La metodología del curso, basada en el aprendizaje práctico, ha permitido levantar un edificio de 225 metros cuadrados con forma de caracol.

Este ha sido el primer intento de constituir un curso oficial específico sobre Bioconstrucciónen el Estado. El Servicio Navarro de Empleo – Nafar Lansare, a través de CENIFER, el centro de referencia nacional para la formación en energías renovablessituado en Imarcoáin (Valle de Elorz), remitirá la documentación al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) con el objetivo de que la especialidad sea incorporada al catálogo de formación para el empleo.

La clausura del curso ha tenido lugar en Lizaso, en donde la Fundación Ultzama impulsa un área vinculada al desarrollo sostenible. El alumnado, a lo largo de 628 horas impartidas desde el 9 de mayo, ha aprendido a levantar un edificio completo con criterios de bioconstrucción, desde los cimientos hasta el tejado.

Diseñado como “curso piloto” y con la dirección de Iñaki Urkia, arquitecto bioclimático, esta actuación ha incluido formación en albañilería (cimentación, muros de paja, revoques con tierra arcillosa, cal y techos vivos), carpintería (estructura, suelo y tejado) y sistemas pasivos (naturales) de calefacción y refrigeración, además de prevención de riesgos laborales. El alumnado también ha recibido acreditación de los módulos que ha completado.

En la clausura, el director del Servicio de Competencias Profesionales del SNE-NL, Ignacio Catalán, ha destacado la oportunidad generada gracias a la iniciativa de la Fundación. “El SNE-NL recogió el guante y el CENIFER diseñó el curso, y juntos hemos generado valor, con una formación pionera y un edificio singular construido que está suscitando interés en otras CCAA y municipios”, ha dicho. Por su parte, Beatriz Otxotorena, de la Fundación, ha destacado las oportunidades que este curso ha brindado al alumnado, el primero en recibir formación completa en la materia.

Desde septiembre de 2013, la Fundación Ultama tiene abierta en Lizaso unaGranja Escuela, desde la que se sensibiliza a centros escolares, familias y turistas en general sobre la importancia del sector primario (animales, taller de cuajadas, alimentos kilómetro 0), la ecología y la permacultura.

La Fundación se ha marcado como objetivo construir la primera escuela ‘Slow food’del mundo, sobre comida sana, en la que se sensibilizará sobre la comida buena, justa, limpia y, además, mostrará toda una filosofía de vida.