presencia de manganeso y hierro en el fondo

Desembalsan el pantano de Eugi para la limpieza de metales del fondo

La operación, que se viene realizando desde 1991, tiene por objeto contribuir a mejorar la calidad del agua suministrada

EFE - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 14:00h.

PAMPLONA. La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, junto con la Confederación Hidrográfica del Ebro, han procedido al desembalse del pantano de Eugi con el objetivo de eliminar el manganeso y el hierro presentes en el fondo del embalse, lo que permite mejorar la calidad del agua.

La operación de desembalse se realiza por solicitud de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y es la Confederación Hidrográfica del Ebro la que lleva a cabo las maniobras y supervisa la apertura y el cierre de las válvulas de desagüe.

Esta operación, que se viene realizando desde 1991, tiene por objeto contribuir a mejorar la calidad del agua suministrada, informa la Mancomunidad.

La eliminación de materia orgánica y metales (hierro y fundamentalmente el manganeso) del fondo del embalse, permite mejorar la calidad del agua que llega a la planta de Urtasun y reducir con ello el empleo de reactivos en la fase de potabilización del agua antes de ser suministrada a la Comarca.

La operación de desembalse se realiza al final del verano, cuando se ha formado la termoclina, es decir cuando el agua de embalse de Eugui se ha estratificado en capas de mayor a menor temperatura.

Se aprovecha este gradiente térmico, que en sus capas más frías (en torno a 8ºC) y profundas (a partir de los 15 metros) concentran el manganeso y el hierro disueltos en el fondo, para eliminarlos de forma natural a partir de la apertura del desagüe de fondo del embalse.

Desde que se lleva a cabo esta operación (a excepción de 1995 por la sequía) ha variado la cantidad de agua desembalsada, aunque desde el año 2000 se había estabilizado en medio hectómetro cúbico.

Este año el volumen se reduce a la mitad (250.000 m3) y el tiempo de desembalse ha pasado de 6 a 3 horas, como consecuencia de los estudios realizados por el departamento de Control de la Calidad de la Mancomunidad.

Tanto el momento del desembalse como la cantidad a desaguar se han determinado con base en los datos en continuo suministrados por el perfilador recientemente instalado en la presa.

La operación se ha realizado desde primera hora del día hasta pasadas las once de la mañana, si bien sus efectos se podrán apreciar durante aproximadamente seis horas después de su finalización.

El efecto de este desembalse es similar al de una tormenta y no supone mayores riesgos para la flora y fauna de los ríos que los propios de una actividad meteorológica de este tipo, asegura la Mancomunidad.