Macron afronta sus primeras protestas por la contestada reforma laboral

El Gobierno francés aprobará la nueva legislación el día 22 por decreto

Luis Miguel Pascual - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

parís- La primera jornada de protesta contra la reforma laboral del presidente de Francia, Emmanuel Macron, movilizó ayer a decenas de miles de personas en todo el país, pero no tuvo la amplitud suficiente para doblegar la voluntad del Ejecutivo.

El sindicato CGT movilizó a 400.000 personas, según su recuento, contra la flexibilización del mercado laboral que el Ejecutivo pretende aprobar por decreto el día 22, unas cifras ligeramente inferiores a las que hace medio año reunieron contra una reforma más tibia que finalmente sacó adelante el socialista François Hollande.

La huelga se tradujo en algunas anulaciones de vuelos y en retrasos en los trenes, pero no creó la sensación de parálisis.

La amplia victoria de Macron en las presidenciales de mayo, refrendada en junio en las legislativas, con un programa en el que la reforma laboral figuraba entre uno de los puntos destacados, parece haber anestesiado en parte la contestación de la calle.

El presidente logró, además, romper el frente unido de los sindicatos con concesiones en el periodo de concertación a algunos de ellos, lo que ha provocado que solo la CGT, segundo sindicato del país, convocara la huelga general de ayer.

Ni la CFDT, primera central obrera y de talante reformistas, ni FO, muy potente en la función pública, se sumaron al llamamiento, aunque muchos militantes de ambos sindicatos y algunas federaciones acudieron a las manifestaciones.

La apuesta de la CGT, que ya fue la punta de lanza de la oposición obrera a la anterior reforma, no parece haber logrado desviar a Macron de sus planes reformistas. El presidente logró incluso robar parte de la atención mediática a las protestas con un bien orquestado viaje a las Antillas francesas, recientemente golpeadas por el huracán Irma, y una puesta en escena que le hizo aparecer como un capitán al frente del navío.

Todo lo contrario que la imagen que dejaron las manifestaciones, que se cerraron con enfrentamientos entre radicales enmascarados y las fuerzas del orden, un intercambio de proyectiles humeantes que se ha convertido en una costumbre en el cierre de las movilizaciones en Francia en los últimos tiempos. Varias personas resultaron heridas en París, donde la mayor movilización -60.000 manifestantes, según la CGT, 24.000, según la Policía-, se saldó con detenciones. En Nantes también hubo disturbios.

En plena campaña de recuperación de la imagen tras el hundimiento de su popularidad que sufrió en los últimos meses, Macron afronta con serenidad el reto sindical.

Las centrales obreras se han marcado el reto de doblar el brazo del presidente en esta ley y, para ello, han convocado otra jornada de manifestaciones, esta vez más unitaria, para el día 21, la víspera del día en el que el Gobierno publicará los cinco decretos leyes que reformarán el mercado laboral.

Dos días más tarde el relevo lo tomará el movimiento creado por el diputado ultraizquierdista Jean-Luc Mélenchon, La Francia Insumisa, que ha convocado otra gran jornada de protesta esta vez con marcado carácter político.

Dos nuevos tests para el presidente, pero sobre todo para su oposición, sindical y política, que, si quiere frenar los planes del Ejecutivo, tendrá que mostrar mucha más potencia movilizadora y, sobre todo, una mayor unidad.