Respeto animal (y humano)

José Javier Napal Górriz - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Afortunadamente para mi salud no dispongo de cuenta de Facebook, lo cual me ayuda a disponer de un tiempo que puedo dedicar y dedico al bienestar animal.

Hago referencia a esta red social por la oleada de barbaridades que allí dejan constancia, día tras día, otras tantas personas, animalistas o no, que en un alarde de estupidez exponen de forma nítida su opinión con una base de razón inexistente sobre la defensa de los animales.

En realidad estamos ante una doble falta de respeto, a saber, al animal (el toro y demás seres sintientes) y a la otra persona.

Pero analizando más concretamente esta falta de respeto e incluso las críticas poco constructivas que constantemente se exponen, podemos comprobar que el verdadero problema no viene dado por quien sostiene sin el menor criterio que los animales están para abusar de ellos y, a posteriori, matarlos. Su opinión está clara.

El verdadero problema viene por parte de l@s supuest@s animalist@s, los que desde el sofá de su casa critican a quienes salen a la calle reivindicando los derechos del animal, críticas que se convierten en inútiles por no aportar ningún tipo de solución. Y si queremos encasillarnos con etiquetas como ver a qué bando pertenecemos, en último término son algunos de los que teóricamente son activistas de pro los que dentro del mismo movimiento dinamitan el trabajo desinteresado de otras personas que buenamente intentan defender a los que no tienen voz.

No nos preocupemos tanto de los que intentan con poco o nada de éxito defender la postura opuesta, se les ve venir. Son alguno@s de l@s de nuestro lado los que de forma retorcida echan por tierra todo ese trabajo, sin entender en absoluto la naturaleza de dicha labor.