El Estado tiene pendientes de licitar 19 km de la autovía a Jaca y otros 23 en obras

Fomento inyecta ahora inversión para licitar un tramo de 6,6 kilómetros en Aragón, el de Sigüés y Tiermas
Los cinco tramos aún pendientes hasta Jaca no se terminarán antes de 2021

Enrique Conde - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- A la autovía a Jaca le queda para rato en tierras aragonesas. El Estado ha tenido abandonada durante años esta infraestructura y ahora la impulsa a marchas forzadas, con un horizonte que marca que en 2021 pueden terminar las obras. Por ahora, los navarros aficionados a los deportes de invierno deberán seguir surcando en los próximos meses el sinuoso trazado de la N-240, conectado en otros tramos con el trazado de la A-21, porque a la Autovía del Pirineo le faltan todavía 19 kilómetros por licitar y otros 23 kilómetros que se encuentran en obras o a punto de empezarlas. Así ocurre con el último tramo recién licitado entre Sigüés y Tiermas. Este recorrido ha salido a licitación por importe de 74,9 millones de euros, según recogió el Boletín Oficial del Estado (BOE). Con esta actuación, la autovía A-21, de Pamplona a Jaca, al menos empezará a tener continuidad cuando finalicen las obras a lo largo de 72 kilómetros entre la capital navarra y el límite provincial con Huesca. De esta forma, cuando finalice dicho tramo, los conductores navarros al menos tendrán un trazado continuo en el que no estarán obligados a desviarse por la carretera nacional, lo que era la vía antigua para llegar a Jaca y alrededores. Hasta el momento y todavía durante varios meses, los automovilistas y el tráfico pesado tienen que abandonar la autovía según el trazado nuevo que ha entrado en servicio.

ACCIDENTADA INFRAESTRUCTURAEl objetivo con el nuevo tramo es aumentar la seguridad vial y rebajar los tiempos de recorrido actuales, puesto que esa parte se cubre ahora con la carretera N-240, una vía sin arcenes con un trazado sinuoso y limitaciones de velocidad a 60 kilómetros por hora en algunas curvas. El proyecto licitado plantea la ejecución de un tramo de 6,6 kilómetros de autovía con dos calzadas con dos carriles de 3,5 metros, con arcén derecho de 2,5 metros e izquierdo de un metro, y separadas por una mediana de cinco metros, según informó el Ministerio. El tramo discurre, según las mismas fuentes, por un terreno accidentado que requiere la ejecución de dos viaductos (el de Tejas tendrá una longitud de 272 metros, mientras que otro en Baños será mayor, de 360 metros), dos túneles (Escó y Menazos) y un falso túnel (San Martín). Además, están previstas diversas medidas de prevención y corrección del impacto ambiental.

EL 40% POR HACER La proyección de este tramo despeja un poco el sombrío panorama que acecha a esta autovía desde hace años. Navarra ya terminó todos sus tramos, 46 kilómetros en total, en 2012 y su financiación resultó sufragada gracias al peaje en sombra. Ahora, de los 103 kilómetros que tiene la autovía A-21 desde la capital navarra a la ciudad jacetana, existen 19 kilómetros que se encuentran todavía por licitar, sobre todo en el entorno de Jaca, y otros 23 que continúan en obras. El 40% de la autovía está todavía colgada aunque las previsiones más optimistas del Estado hablaban de que ya desde el año pasado iban a estar todos los tramos en obras. Es evidente que eso se incumplió y que las previsiones de finalización que se pensaron en un principio no tienen nada que ver con la realidad. En las infraestructuras que se están construyendo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció en verano que en octubre de 2018 se espera que finalicen las obras del tramo Puente la Reina de Jaca-Santa Cilia. Son en total 7,2 kilómetros que al parecer están ejecutados al 50%. En el siguiente tramo, entre Santa Cilia y Jaca oeste, se prevé la conclusión de las obras que se están ejecutando en octubre de 2019. Así finalizarían otros 9 kilómetros.

el problema de la variante de jacaAl igual que la licitación de Sigüés y Tiermas que ya se ha efectuado, otros dos tramos, como la variante de Jaca (que es determinante para enlazar con la A-23, que es la autovía que prosigue hasta Huesca), continúan a la espera de que se efectúe dicho trámite. El proyecto se encuentra redactado pero es uno de lo más polémicos. De hecho, en la ciudad se ha creado una asociación, Jaca sin perder el norte, que pretende que ese recorrido no vea la luz y el Ministerio de Fomento opte por otro trazado en la zona sur de la ciudad. Justifican su iniciativa en la escasa incidencia que la alternativa que ellos proponen tendría en las viviendas, a diferencia de lo que ocurre con el trazado norte, que afectaría en gran medida al urbanismo y ruidos de algunos barrios de Jaca. El debate está sembrado y la presión ciudadana empieza a ser importante por aquellos lares, lo que contribuye a que dicho tramo se encuentre todavía con los planos guardados en algún cajón del Ministerio de Fomento. Por último, otro tramo que ni siquiera está licitado tampoco son los 11,6 kilómetros que unen el límite de la provincia de Zaragoza con Puente la Reina de Jaca. También hay un proyecto aprobado. Los presupuestos dotan con 87,8 millones hasta el 2021 los trabajos en dicha zona. Esta obra servirá para conectar con el tramo entre Sigüés y Tiermas, con una dotación de 75,8 en varios plurianuales hasta el 2021.