Darín: “Extiendo el Premio Donostia a Argentina y a toda Sudamérica”

El actor es el primer intérprete latinoamericano que ha recibido el galardón honorífico del Zinemaldia

Harri Fernández Iker Azurmendi - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

san sebastián- “Miren qué bonito es”. Con estas palabras admiró el actor Ricardo Darín el Premio Donostia que acababa de recibir de manos de Elena Anaya y Dolores Fonzi, compañeras de reparto de La Cordillera.Fue en la gala que tuvo lugar ayer a la noche en el auditorio de un concurrido Kursaal en el que se entregó por primera vez el premio honorífico del Zinemaldia a un actor latinoamericano. Darín entusiasmado anunció: “Extiendo este premio a mi Argentina y a toda Sudamérica”.

En su discurso, que reconoció improvisado, recordó el momento en el que él mismo tuvo “el honor” de hacer entrega de este reconocimiento a Dustin Hoffman, “ese monstruo cinematográfico universal”. Fue en 2012, coincidiendo con la celebración del 60º aniversario del festival. “En aquel momento pensé: qué le pasará a este hombre por la cabeza”, confesó el actor y añadió que le sorprendía el “control” de Hoffman ante la “calidez” que estaba recibiendo.

Durante su intervención, el intérprete se llegó a emocionar y su voz comenzó a sentirse quebrada, sobre todo al pensar en sus seres queridos. El argentino aseguró sentirse “en casa” cuando está en Donostia, lugar al que suele venir de forma habitual. “Recibir este gran honor en este lugar que siento como mi casa es algo que no esperaba”, indicó.

El protagonista de películas como Nueve Reinas, El hijo de la noviao Truman, por la que ganó la Concha de Plata a Mejor Actor en 2015, no pudo evitar hacer retrospectiva en su carrera;aseguró que hubiese sido imposible estar en Donostia recibiendo un reconocimiento de estas características, si no hubiese sido por las personas con las que se ha “encontrado por el camino”. “Recibo este gran abrazo hoy y quiero extenderlo a ellos”, se emocionó Darín, quien también tuvo unas palabras de agradecimiento a sus más cercanos: “Mamá, no me olvido de ti”, dijo al tiempo que alzaba el galardón. A su vez, compartió su alegría con su mujer, Florencia Bas, su hijo, Chino Darín y para la novia de este, la también actriz Úrsula Corberó -a la familia estuvo comiendo ayer en el restaurante Ganbara-.

premio “inesperado”Antes de la gala, ante la prensa, el intérprete reconoció que el premio fue “inesperado” y dado que proviene de gente “cercana”. Aunque también matizó que no considera que “el Donostia sea un premio” en sí, sino un “reconocimiento” a su carrera. El actor quiso dejar claro este punto debido a que le “incomoda” la “contienda” se da entre compañeros de profesión a la hora de optar a un premio de actuación.