inaugura el jueves la nueva temporada de Baluarte

Sara Baras trae a Pamplona una "gran farruca"

efe - Miércoles, 27 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 14:42h.

PAMPLONA. La bailaora gaditana Sara Baras celebra los veinte años de su compañía con "Sombras", una "gran farruca", cuyo estreno absoluto tendrá lugar mañana en Pamplona, en la que propone un recorrido a lo largo de este tiempo, con un lenguaje de hoy y el deseo de transmitir un mensaje positivo, "buena sombra".

En ese recorrido buscan su propia identidad, sin repetir repertorio, ni recordar ningún momento concreto, según ha explicado en rueda de prensa la bailaora y coreógrafa, quien se ha mostrado ilusionada ante el estreno de un montaje que tiene previsto llevar de gira por diferentes ciudades, entre las que ya están confirmadas Zaragoza, Málaga, Valencia y Baiona (Francia).

Pamplona y en concreto Baluarte acogerá el estreno absoluto de la obra (los días 28, 29 y 30) y no porque la artista lo haya elegido, sino porque, según ha afirmado, ese escenario le eligió a ella por la cercanía y apoyo del público al flamenco y por la respuesta solidaria que la sociedad navarra mostró a los afectados por el Síndrome de Rett, una causa que apoya y que conoce de cerca a través de su "superamiga" Maialen. Ligeramente afónica y con una camiseta con un mensaje de apoyo a las niñas afectadas por ese síndrome, Baras ha definido el espectáculo como "una gran farruca, que empieza con la imagen de la de hace veinte años y acaba después de esos veinte años". Acompañada por el director gerente de la Fundación Baluarte, Félix Palomero, ha comentado que es "estéticamente muy bonito y con un guión muy de hoy, aunque tenga muchos destellos de hace mucho tiempo". "Sombras" empieza con una farruca y desde ahí emprende un viaje hacia distintos palos del flamenco, distintos registros, instrumentos y formas de coreografiar, incluyendo algún elemento que no ha habido en otras de sus obras, ha indicado la artista que se ha confesado "fan incondicional" de sus maestros.

Ese recorrido, según ha remarcado, tiene una identidad "muy especial, muy de hoy" y en él se recuerdan "palos del flamenco que casi no se hacen, cantes muy antiguos que casi no se bailan ahora, dándole una lectura con un lenguaje muy de hoy, pero con el respeto importante a la tradición" y aportando su sello y forma de hacer las cosas "con total libertad". En el espectáculo, que le permite mostrarse como es ella misma, sin ceñirse a la interpretación de un personaje, baila por farrucas, serranas y alegrías, pero también un vals con José Serrano y una fusión con Tim Ries que "une Cádiz con Nueva York". La reivindicación de hacer las cosas con libertad ha estado presente en su comparecencia, en la que ha recordado la valentía que tuvo hace veinte años cuando pensó que podía hacer un baile de hombre, vestida de hombre pero mostrándose muy femenina, eso le abrió una puerta muy importante, ha reconocido, la de la libertad de poder expresar como se siente. De "Sombras" ha destacado que reúne "una cosa muy buena que es el poder mirar las cosas de una manera positiva".

Así frente a esos momentos en los que las circunstancias de la vida, como cuando se sufren enfermedades como la de Rett a la que ha aludido, hacen que las sombras se vean como algo negativo, ella quiere mostrar sombras que te llevan por buenos momentos, sombras que cobijan. "Para poder transmitir buena sombra, que en este caso esta obra tiene muy buena sombra, uno tiene que sentirlo, tiene que sentir lo que hace y realmente nosotros sí sentimos cada cosa de la que hacemos y nos sentimos ahora mismo muy enamorados de nuestro espectáculo", ha aseverado. En el escenario estará "muy bien acompañada", ha asegurado, por artistas invitados como José Serrano y Tim Ries, y además contará con la colaboración especial, eso sí grabada, de Ara Malikian.

La música de Keko Baldomero y los textos de Santana de Yepes han sido destacados por Baras que ha valorado la colaboración del pintor Andres Mérida, a través de sus garabatos, que son utilizados de una manera muy especial dentro de la escenografía, así como el vestuario que aunque tiene el sello de la compañía incluye cosas nuevas. En un espectáculo de sombras, tal y como ha reconocido, los efectos técnicos juegan un papel importante, pero "sin llegar anular el sentimiento".