Salud reivindica la calidad del sistema

El Parlamento respalda la gestión en trasplantes de Salud tras las críticas de UPN

Censura que haga política con la posposición temporal y preventiva de trasplantes de médula por un informe desfavorable
Salud reivindica la calidad del sistema

Leticia de las Heras / Oskar Montero - Sábado, 30 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

PAMPLONA- La amplia mayoría del Parlamento respaldó la gestión de Salud en materia de trasplantes de médula y criticó duramente la actitud del regionalista Sergio Sayas, que insistió en acusar al departamento de actuar de manera “irresponsable y casi negligente” por “paralizar el programa”. Un hecho falso, ya que según explicó el consejero de Salud, Fernando Domínguez, el programa tan solo se pospuso durante unos días como medida preventiva ante los malos resultados obtenidos en un informe preliminar y de uso interno que posteriormente se comprobó que contenía fallos metodológicos.

Sayas puso la voz en el cielo asegurando que no se informó a los profesionales ni de la elaboración del informe, que según hizo ver Domínguez es de uso rutinario, ni se contó con ellos para acordar esta medida preventiva. Tal y como posteriormente le aclaró el director general de Salud, Luis Gabilondo, él mismo presentó a los responsables clínicos los malos datos del informe en una reunión en la que les instó a que se pospusiesen los trasplantes de médula, siempre que fuese clínicamente posible, hasta que tuviesen un informe más preciso. “Es cierto que los profesionales se vieron sorprendidos y no les gustó la situación”, reconoció indicando que ellos mismos plantearon la posibilidad de que los datos fuesen erróneos.

En pocos días los profesionales presentaron otro informe más detallado en el que se aludía fallos metodológicos en el análisis preliminar. Por ello, indicó Domínguez, decidieron hacer un tercer análisis directo de cada paciente atendido desde el 2009 con el que se pudo concluir que los resultados eran de calidad, pudiéndose continuar con el programa de trasplantes con normalidad. “El tiempo en todo este proceso ha sido tan breve que únicamente ha tenido como consecuencia la derivación de un paciente a otro centro”, indicó.

Tanto Domínguez como Gabilondo aclararon que en ningún momento se procedió a la suspensión del programa, algo que, según palabras del director general, “sí habría sido una imprudencia”. Gabilondo consideró que “fue una decisión adoptada con prudencia y con discreción” dejando claro que en ningún momento se ocultó información debido a que el informe, que sacó a la luz Sayas, era de uso interno.

Domínguez lamentó la utilización de un problema puntual por parte de UPN incluso a sabiendas de que este ya está solucionado desde el 31 de agosto y sin pensar en los pacientes. Ante esto se esforzó en mandar un mensaje de tranquilidad sobre el buen funcionamiento del servicio. “Nada debería transmitir más confianza al paciente que saber que el sistema sanitario público de Navarra cuenta cada día con más servicios técnicos que monitorizan y evalúan de manera permanente la calidad de los servicios”, comentó. Reiteró también su “total confianza” en los profesionales del servicio de Hematología del CHN, considerando que con esta polémica “se ha puesto en entredicho la calidad de estos profesionales”. Un apoyo que extendió a los miembros del servicio de gestión, a quienes reconoció su labor.

ParlamentariosTodos los grupos a excepción del PP calificaron de “irresponsable” la polémica abierta por el regionalista, que tan solo contó con el apoyo de Javier García, quien indicó que no se deben poner de excusa a los pacientes para que la oposición denuncie. “No creamos inseguridad y alarma quienes denunciamos, sino quien previamente ha actuado de manera incorrecta”, comentó.

Totalmente contraria fue la opinión de Koldo Martínez, de Geroa Bai, quien calificó la actuación de Sayas de “irresponsable”, “vergonzosa” y “lamentable” recordando que cuando su partido se encontraba en la oposición algunos informes similares mostraron problemas a los que no quisieron “dar bombo” para no alarmar innecesariamente.

Por parte de Bildu, Bakartxo Ruiz insistió en que si a Sayas le importase la confianza y el prestigio del servicio no habría insistido sobre este asunto. “No me parece de recibo que su actuación pueda generar duda en determinadas familias y pacientes sobre si quizás en otros sitios les atenderían mejor o los resultados serían mejores”, afirmó.

Desde Podemos manifestaron no entender el objetivo de Sayas con este asunto. Su portavoz, Tere Sáez, reconoció que “tiene todo el derecho a preguntar y querer saber, pero en un tema como este tenía cauces para preguntar sin querer salir y seguir liando la traca”. Solo entonces, apuntó, habría demostrado que lo que de verdad le preocupan son los pacientes, los profesionales y la calidad del servicio.

Nuria Medina, del PSN criticó también la forma de actuar del portavoz de UPN y trasladó toda su confianza a los profesionales y a la atención prestada recordándole a los regionalistas que “para atacar al Gobierno no todo vale”.

Marisa de Simón, de Izquierda Ezkerra, se mostró aún más radical, asegurando que si continuaba en la sala era solo por respeto a los grupos y al consejero. “No comparto ninguna de las críticas de Sayas. Tampoco las propuestas porque no las ha hecho”, afirmó tajante.