Mesa de Redacción

También hay pequeñas historias

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

la historia de Carmen Sagone Ibáñez es una de esas historias humanas que dan vida y sentido a las páginas de un periódico. A sus 87 años se acaba de graduar en Historia del Arte en el centro de Iruña de la Universidad de Educación a Distancia. Es su segunda titulación tras haber obtenido antes la graduación de Geografía e Historia. Seguro que no es una historia única, habrá otras similares. Pero es su historia. Me quedo con su reflexión: “Aprender es algo precioso”. Una frase que refleja el significado etimológico de la palabra filosofía, el amor por el saber. No deja de tener valor que sea una estudiante de 87 años quien recuerde la importancia del aprendizaje, el valor del conocimiento, la fuerza del saber ahora precisamente cuando los planes de estudio y los programas académicos están relegando a un segundo plano todo ello. Como si la pasión por conocer qué han hecho, qué han pensado, qué han descubierto otros seres humanos antes que nosotros y ahora junto a nosotros ya no tuviera utilidad alguna en la sociedad de este siglo XXI. Una mujer que a los 87 nos recuerda que es ahí donde reside el bagaje del pensamiento humano de siglos. En los grandes pensadores sociales, religiosos, científicos, técnicos o políticos, y en las aportaciones de quienes no llegaron al éxito pero dejaron reflexiones fundamentales para el desarrollo político, humanista y tecnológico. Una pequeña historia que habla del valor del conocimiento y del valor del esfuerzo para alcanzarlo. Sin edad. Historias que tienen también valor entre las otras grandes historias.