EL FUTURO DE CATALUNYA

El gobierno veta el diálogo y Rajoy se reúne con Sánchez para pactar una respuesta

Consejo de Ministros a las nueve para analizar los siguientes pasos tras la comparecencia de Puigdemont El PSOE llama a encauzar la situación, pero “sobre la base del respeto a la ley”

Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

pamplona- La única reacción propiamente dicha del Gobierno de España a la comparecencia de ayer de Puigdemont corrió a cargo de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, y estuvo lejos de suscitar un cambio de rumbo a estas alturas del viaje. El Ejecutivo central se mantuvo firme en su negativa a entablar un proceso de mediación sin que Puigdemont “vuelva antes a la legalidad”, como remarcó la vicepresidenta en una brevísima comparecencia ya de noche, y el mismo Rajoy se reunió a última hora con Pedro Sánchez (también telefoneó a Rivera) para apuntalar todos los apoyos políticos posibles fuera de su partido, con el objetivo de obtener el “máximo consenso”, como precisó Sáenz de Santamaría, en los pasos que el Estado planea dar después de que el Govern esbozase una declaración de independencia que luego rubricó, con más o menos garantía jurídica, en una sala anexa al Parlament.

Y estos pasos comenzarán a darse hoy mismo. A las nueve de la mañana está previsto que se reúna el Consejo de Ministros, cita que sería obligatoria para activar el artículo 155 de la Constitución, y a las cuatro de la tarde sigue prevista la comparecencia de Rajoy en el Congreso. Pero hasta entonces, las declaraciones de más enjundia vinieron por parte de la vicepresidenta del Gobierno, que volvió a pedir que la situación vuelva “a la legalidad”. Sáenz de Santamaría dijo que Puigdemont ha ido “muy lejos” de una legalidad a la que hay que volver si se quiere negociar, y activó el argumentario negacionista del PP para rechazar la validez de una ley (de transitoriedad) “que no existe” y que no puede aferrarse a un referéndum “que no se ha producido”. Con esa lógica se entiende que Sáenz de Santamaría enmarcase el discurso de Puigdemont en el de una persona que “no sabe donde está, a dónde va ni con quién quiere ir”, enfatizó.

En ese sentido, dijo que “ni el señor Puigdemont ni nadie puede sacar consecuencias ni menos apropiarse una vez más de la voluntad de un pueblo”, resaltó. Es más, la vicepresidenta del Gobierno -que siguió la sesión del Parlamento de Cataluña con Rajoy en el Palacio de la Moncloa- recordó que ni el presidente de la Generalitat “ni nadie” puede “pretender tampoco, sin volver a la legalidad y a la democracia, imponer una mediación”. “El diálogo entre demócratas se hace dentro de la ley, respetando las reglas del juego y no inventándolas a su voluntad”, concluyó.

Apenas estaba sucediendo todo en el Parlamento cuando Rafael Catalá fue abordado en los pasillos del Congreso. Sin llegar a ser una valoración propiamente dicha, reaccionó diciendo que no se puede dar por válido “un marco normativo de una ley que ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional, un referéndum cuyo recuento ha sido absolutamente irregular y tampoco una no declaración de independencia que se solicita su suspensión inmediatamente”, manifestó.

el psoe, con la constituciónPese a que fue el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien fue a la Moncloa para acudir a la cita que le pidió Rajoy, fue el segundo del partido, el secretario de Organización José Luis Ábalos, quien realizó la valoración del partido tras las palabras de Puigdemont, que no distaron mucho de los llamamientos a la vuelta a la legalidad que hizo al menos la vicepresidenta Sáenz de Santamaría.

Ábalos acusó al presidente de la Generalitat de haber “abusado” de las personas de “buena fe” que, como los socialistas, abogaban por el diálogo, porque dicho diálogo debe hacerse siempre, advirtió, “sobre la base del respeto a la ley”.

Ábalos reprochó a Puigdemont que haya hecho primero esa llamada al diálogo para después firmar con el resto de independentistas un manifiesto en el que pretenden que se trate a Catalunya con la consideración de un estado independiente que negocie “de igual a igual” con España. Tras advertir de que la situación de Catalunya es de “completa ilegalidad” y que la declaración de independencia es “nula de pleno derecho”, subrayó el compromiso del PSOE con la ley y la Constitución y señaló que habrá que esperar cómo resuelve el Gobierno mañana en el Consejo de Ministros, y en función de ello los socialistas tomarán sus decisiones, “siempre en interlocución” con el Ejecutivo. “Vamos a ver qué decide el Gobierno, que tiene mejores herramientas políticas para interpretar y requerir a Puigdemont”, apostilló Ábalos, que recordó que mañana, además del Consejo de Ministros se reúne la Ejecutiva socialista.- D.N.

ciudadanos

rivera insiste en aplicar el 155

Rechaza el diálogo. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, volvió a pedir ayer al Gobierno de Rajoy que active los mecanismos constitucionales que permitan convocar elecciones en Catalunya, como la aplicación del artículo 155, y evitar así el “chantaje” y el “ultimátum” lanzado por Carles Puigdemont. En declaraciones en el Congreso, Rivera subrayó que el “golpe de Estado” planteado por Puigdemont se encuentra “debilitado” por la acción conjunta de la mayoría silenciosa en Catalunya, las empresas y la comunidad internacional, y rechazó de plano la apertura de cualquier negociación con el Gobierno catalán. - D.N.