el futuro de catalunya el futuro de catalunya

La CUP abandonará el Parlament hasta proclamar la independencia y no da validez al texto firmado por los diputados

Alega pérdida de confianza en Puigdemont “por cambiar el guión una hora antes”

“Nadie de los que votaron el 1-O pueden sentirse mal por una decisión valiente ante una presión internacional” “Puigdemont debe acotar los plazos. No podemos entrar en un estadio de validación indefinida”

Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

pamplona- “Hoy tocaba proclamar solemnemente la república catalana”. La CUP mostraba así no solo su decepción sino también una gran irritación por la declaración del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quien, según aseguró la formación independentista, modificó a última hora el plan para proclamar independencia dejándola en suspenso: “No era este el pleno que quería la CUP. Una hora antes del inicio del pleno se han cambiado todos los guiones. Nosotros no avalamos la suspensión de la declaración de independencia”, puntualizó el portavoz de la formación, Quim Arrufat, en una rueda de prensa posterior al pleno del Parlament. Un enojo que llevó a la formación a anunciar la suspensión de la actividad parlamentaria al haberse dañado la confianza en el Govern, lo que dejaría en el aire la mayoría independentista en la Cámara y por tanto comprometería la eventual aprobación de la declaración de independencia en los términos planteados por el presidente catalán.

La CUP, además, le exigió que fije plazos para ese proceso de negociación y mediación que de modo solemne Puigdemont anunció ayer. “Encontraríamos normal que fuera un límite de un mes más o menos”. La formación antisistema también restó transcendencia a la declaración firmada por los diputados independentistas tras el pleno. Un documento que, a su juicio, carece de validez.

Lo que quedó claro en la comparecencia de Arrufat es que la CUP no tira la toalla ni abdica de su objetivo: conseguir la independencia y proclamar la República catalana de forma efectiva y con carácter inmediato. “La CUP no permitirá que esta legislatura acabe sin la aplicación de los resultados del referéndum”, prometió su portavoz, tras expresar criticar que la declaración de independencia sea suspendida a la espera de una mediación que no se ha producido a lo largo del proceso y con “un Estado español que no quiere” que se produzca.

disgustoLa intención inicial de la formación era una intervención coral de los diez diputados de la CUP, y en varios idiomas, dirigiéndose a los numerosos medios de todo el mundo congregados en la cámara catalana, pero tras el anuncio de Puigdemont eligieron a Anna Gabriel para hacer público su disgusto y censurar haberse enterado solo una hora antes del contenido del discurso del presidente catalán. “Hoy tocaba declarar la República independiente catalana, creemos que la única vía de negociación posible con el Gobierno español es la República catalana. Entronca con la República que los fascistas nos quitaron”, aseguró Anna Gabriel.

En su intervención de posicionamiento de la CUP, Gabriel sostuvo que “se ha perdido una ocasión” para proclamar el nacimiento de una república catalana que ponía fin al “régimen del 78” en Cataluña. Según la parlamentaria, a la CUP le hubiese gustado un referéndum como el de Québec o Escocia, “en lugar de tener que hacerlo bajo una ocupación judicial y policial”, pero se mostró partidaria de dar el paso de proclamar la independencia “para recuperar los derechos y que se deje de asaltar las instituciones democráticas”. “Pero no ha llegado como queríamos”, lamentó.

Además, la diputada cuestionó la principal razón que brindo Puigdemont para suspender los efectos de la independencia: favorecer la mediación y la negociación. “¿Mediación y negociación con quién? ¿Con un Estado que sigue amenazándonos?”, se preguntó Gabriel, quien consideró que esta mediación sólo sería posible “entre iguales” y “entre dos actores que tengan respeto escrupuloso con los derechos civiles”.

sin aplausosLos diputados de la CUP, que llegaron los últimos al hemiciclo y con caras de desagrado tras el retraso de una hora en el comienzo del pleno, no aplaudieron ni se levantaron cuando Puigdemont finalizó su discurso en el pleno. Al finalizar la comparecencia, todos los miembros del grupo cupero se quedaron sentados en sus escaños. En cambio, los de JxSí se levantaron y ovacionaron en bloque a Puigdemont.

La organización juvenil de Arran, que forma parte del entorno de la CUP, fue más lejos en su valoración negativa del discurso y calificó de “traición inadmisible” la decisión de JxS. “Hoy Puigdemont frena el mandato popular claro y rotundo del referéndum”, interpretaron. “En el Paseo de Sant Joan se respira rabia e indignación. ¿Millones de personas heridas para esto? No tenéis vergüenza Junts pel Sí”, indicó en Twitter la organización, que defendió exigir la aplicación inmediata de la independencia. ¡Que la prudencia no nos haga traidores!”, sentenciaron desde Arran. - D.N.

la cifra

30

días de plazo

El portavoz del Secretariat Nacional de la CUP, Quim Arrufat, exigió al presidente catalán, Carles Puigdemont, acotar en el tiempo los plazos para negociar con el Gobierno central: “Encontraríamos normal que fuera un límite de un mes más o menos”.


arrufat “La independencia la ha declarado rajoy”

“Hemos vivido una jornada paradójica -subrayó-, porque veníamos a proclamar la república y, quien la ha proclamado es (el presidente del Gobierno español) Mariano Rajoy”. “No ha sido el pleno en el que habíamos trabajado con el Govern y con JxSí”, dijo el portavoz de la CUP.