reclama aplicar "realmente" el protocolo

Médicos del Mundo Navarra solicita más recursos para atajar la mutilación genital femenina

El 53 % de los profesionales encuestados desconoce el protocolo de actuación - El 41 % de los que han abordado un caso de este tipo lo ha comunicado a Servicios Sociales - Si no se ponen medios necesarios, en 10 años 30 millones de niñas serán mutiladas en el mundo

EFE - Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 11:53h.

PAMPLONA. La coordinadora de Médicos del Mundo Navarra, Patricia Ruiz, ha pedido hoy "más recursos" para aplicar "realmente" el protocolo de actuación existente ante la mutilación genital femenina.

Ruiz ha presentado hoy una encuesta sobre la mutilación genital femenina que, según ha subrayado, "no da datos muy alentadores porque la mayoría de los profesionales que han respondido no conocen el protocolo, que lleva prácticamente cinco años en macha".

En este sentido ha pedido "más recursos, no solo económicos, sino también profesionales y más coordinación" con la administración "para poder aplicar realmente el protocolo".

De esta forma se ha pronunciado en declaraciones a los periodistas antes de comparecer en una sesión de trabajo en el Parlamento, a la que ha acudido junto a la mediadora intercultural de la asociación, Fátima Djara, para presentar los resultados de la "Encuesta sobre Mutilación Genital Femenina".

"La demanda es clara, los resultados de la encuesta son brutales -ha reivindicado ya durante su intervención-, demandamos una actuación y una apuesta clara por poner en marcha este protocolo".

Ruiz ha explicado que únicamente se ha obtenido respuesta por parte de 98 profesionales y que, de los antiguamente denominados Centros de Atención a la Mujer, solo ha respondido un 2 % del personal, cuando es "especialmente en estos centros donde se debe abordar" esta problemática.

De esta forma, ha añadido que el 53 % de los entrevistados afirma que desconoce el protocolo de actuación y que, de los que sí lo hacen, el 36 % conoce el autonómico y, "curiosamente", un 12 % el nacional.

Según recoge la encuesta, el 41 % de los profesionales que han abordado un caso de estas características lo ha comunicado a los Servicios Sociales, mientras que el 50 % de los encuestados no sabe si ha tenido contacto o no con niñas en riesgo de mutilación y el 46 % no desconoce si ha tenido contacto con mujeres mutiladas.

Aunque ha reconocido que quienes conocen el protocolo han realizado una "buena" actuación, Ruiz ha denunciado que el 59% de los entrevistados no ha recibido formación a este respecto.

"Son datos preocupantes, es un protocolo de actuación que lo único que necesita es formar a profesionales y coordinarse entre distintos servicios", ha reivindicado Ruiz, que ha lamentado que esta problemática se puede prevenir "con actuaciones muy sencillas".

Por este motivo, ha precisado que "con un poco de atención, esto podía estar hecho desde hace muchísimo tiempo" y ha advertido que, si no se ponen los medios necesarios, en los próximos 10 años 30 millones de niñas serán mutiladas.

Durante su turno de réplica, ha destacado la "escasez absoluta de financiación" por parte del Ejecutivo foral. "Me daría un poco de vergüenza ser el Gobierno de Navarra e invertir 22.000 euros en 10 años en la prevención de la mutilación genital femenina, como se ha hecho hasta ahora -ha lamentado-, no todo es financiación, pero es importante".

Por su parte, Djara ha denunciado que esta "práctica cultural nociva", que afecta a más de 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo, se realiza en 30 países de África, Oriente Medio, América latina y Europa, debido a motivos migratorios.

Tras advertir que cada año son mutiladas 3 millones de mujeres y niñas, ha denunciado que esto supone una "grave vulneración de los derechos humanos". En este sentido, ha criticado que se trata de una forma "extrema de violencia contra la mujer" que "nunca puede ser justificada aduciendo prácticas tradicionales o creencias culturales o religiosas".

"La mutilación no acaba cuando la herida deja de sangrar -ha asegurado-, las secuelas perduran toda la vida". Todos los grupos parlamentarios han coincidido en denunciar la realización de esta práctica y han apostado por trabajar para mejorar la difusión del protocolo.