Un joven exmilitar y maltratador

Martes, 7 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

houston- Devin Kelley, de 26 años, era un exsoldado de la Fuerza Aérea pero su vida militar terminó cuando, tras un juicio marcial, fue condenado a 12 meses de confinamiento por violencia contra su esposa, Tessa K. Kelley, e hijo y años después, se le abrió una investigación por maltratar a su pittbull aunque el caso no prosperó.

El tejano distaba mucho de ser un piloto y sus funciones se limitaban a tareas logísticas, en la base aérea de Holloman, en Nuevo México, según fuentes del Pentágono consultadas. Sin embargo, pese a no haber tenido la opción de combatir en primera línea de fuego, o tal vez precisamente por este motivo, la afición de Kelley por las armas era bien conocida por sus allegados.

Medios locales publicaron que el tirador disfrutaba largas temporadas en casa de sus padres, en un propiedad en las afueras de San Antonio de más de diez mil metros cuadrados, donde pasaba las horas muertas afinando su puntería.

Tras divorciarse de su primera esposa, Kelley volvió a casarse, esta vez con Danielle Kelley. Los investigadores apuntan a un conflicto con los padres de su pareja, que acudían habitualmente a la iglesia atacada pero este domingo no fue así. Había un problema doméstico con sus familiares políticos”, explicó en rueda de prensa ayer Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas. El funcionario añadió que la mujer había recibido “mensajes de texto amenazadores” de su yerno.

Desde que fue expulsado de las Fuerzas Aéreas, Kelley no logró conseguir un trabajo fijo pero sí impartió, según su cuenta de la red social LinkedIn, clases a niños de entre cuatro y seis años en los que se denominan colegios bíblicos.

Por otro lado, Devin Kelley no contaba con el permiso necesario para portar armas. Sin embago, él mismo compartio en su página de Facebook una imagen de su última adquisición: una metálica Rueger AR 556, un arma semiautomática de 799 dólares con la que este domingo mató a 26 personas y sembró el terror en Sutherland Springs.

A día de hoy una de las imágenes que más llaman la atención es la de un Kelley disfrazado de El Cuervo, uno de los grandes personajes góticos por excelencia, un hombre asesinado que volvió de entre los muertos para vengar la muerte de su novia. - D.N.

LAS CIFRAS

34.000

muertes por armas. Mueren cerca de 34.000 personas por las armas en EEUU, una media de 93 por día, según datos de Campaing Brady, una organización activista a favor de mayor regulación.

5.778

Incidentes en el último mes. En este último mes ha habido 5.778 incidentes con armas y 1.490 muertos. Desde 2011, más de 200.000 personas han muerto por las balas en Estados Unidos.

4,2%

los habitantes del pueblo. El pueblo de Sutherland Springs, en las afueras de la ciudad texana de San Antonio, perdió este domingo al 4,2% de su población ya que el exmilitar Kelley asesinó al menos a 26 de sus 643 habitantes e hirió a otros 30 cuando entró disparando en la iglesia baptista de la comunidad.