La plantilla del Gobierno foral pierde 1.883 indefinidos en cinco años

Desde 2015, el nuevo Gobierno ha reforzado la Administración con más de 2.500 temporales
CCOO pide más esfuerzo presupuestario para la función pública

Juan Ángel Monreal / Javier Bergasa - Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Con la recuperación económica regresan las reclamaciones salariales, las negociaciones por mejorar convenios congelados durante años. Y en la Administración Pública cobra fuerza la demanda de dotar a las plantillas, afectadas por los recortes de gasto público, de una mayor estabilidad. Comisiones Obreras ponía ayer cifras a lo vivido en la Comunidad Foral en los últimos años: según sus datos la temporalidad afecta ya a 35 de cada 100 trabajadores en nómina del Gobierno de Navarra.

“El número de personas con contrato estable ha ido reduciéndose cada año y se ha incrementado el personal con contrato precario”, explicaba Cecilio Aperte, responsable de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, que cifra en 1.883 personas la reducción en el número de empleados fijos con los que cuenta la Administración foral: de 17.744 a 15.861 personas. Según sus cálculos, además, en este tiempo se hayan perdido 578 puestos de trabajo a tiempo completo, más allá del número de personas hayan cubierto la plaza. Y de hecho, según los datos del Boletín Oficial de las Administraciones Públicas, el número total de trabajadores se ha incrementado en casi 2.500 personas desde junio 2015, con la llegada del nuevo Gobierno. Las jubilaciones de personal funcionario y la casi nula reposición de puestos durante estos explican un descenso en el número de trabajadores fijos que tiene otra lectura: el número de trabajadores temporales ha pasado de 7.281 a 8.586 personas en cinco años.

Cecilio Aperte reclamó al Gobierno de Barkos una negociación real para mejorar las condiciones de la plantilla de trabajadores públicos. Y recordó asimismo que en el acuerdo programático firmado por las cuatro fuerzas que apoyan al Ejecutivo foral se incluye la apuesta por “una reducción progresiva y significativa de los niveles de precariedad y eventualidad”, un “aumento progresivo de las plantillas recortadas”, la “inclusión de las plazas estructurales en la plantilla orgánica”, y “favorecer la recuperación del poder adquisitivo perdido en los pasados años de crisis”.

Sin embargo, señaló, la OPE planteada para 2017 de 566 plazas “no llega siquiera a cubrir el 100% del personal que por una u otra causa ha desaparecido de la Administración en 2016”. En cuanto a la recuperación del poder adquisitivo remarcó que en 2016 el incremento salarial fue del 1% mientras que el del IPC fue del 1,8%, mientras que para este año, con una nueva subida del 1% “el IPC no va a quedar por debajo del 2%”. Aperte señaló también que el Gobierno de Navarra ha informado a la Mesa General de que ha trasladado “de forma paternalista” a los Presupuestos de 2018 un incremento “que podrá ser hasta el máximo que permitan los Presupuestos Generales del Estado pero que, en todo caso, lleva una partida que supone un incremento del 1,5% para 2018”. En este sentido, Cecilio Aperte señaló que es una propuesta “peor que la que nos hacía el PP en el conjunto del Estado”.

El representante de CCOO censuró que “se están dando situaciones que no se estaban dando hasta ahora”. Así, aseguró que se ha enviado una instrucción a los centros de enseñanza para que “con carácter general no se sustituya al personal no docente no asistencial de los centros salvo puestos unipersonales” y para que en las bajas de más de tres meses de duración “se estudiará la incidencia que puede tener en el normal funcionamiento del centro para en su caso autorizar la sustitución”.

Ante esta situación, el sindicato ha anunciado que va a retomas la campaña de movilizaciones con una concentración de empleados públicos el próximo 22 de noviembre ante el Gobierno de Navarra. El objetivo último de la campaña es “recuperar lo arrebatado” desde que en 2010 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero anunciara un recorte del 5% en el sueldo de los funcionarios. Aquella medida, sin precedentes en la historia reciente, abrió un periodo de austeridad y máxima contención del gasto que, sin embargo, no ha impedido que los gastos de personal pesen más en el conjunto de los ingresos fiscales. Si antes de la crisis suponían apenas una cuarta parte del total, en la actualidad suponen cerca de un tercio, lo que da una idea del recorte que han experimentado otras partidas, entre ellas la inversión.

por áreas

44,87%

en osasunbidea. Esta área concentra buena parte de temporalidad en la plantilla de la Administración foral. Son 4.451 trabajadores, frente a los 4.003 de hace cinco años.

32,47%

En educación. Se trata de la segunda área en volumen de empleo total y cuenta también con una acusada temporalidad, que afecta a 2.085 personas. En cinco años, según CCOO se han perdido 1.200 empleos.

19,52%

en núcleo. Supone 1.127 personas con contrato temporal, frente a los 4.623 fijos, además de 26 indefinidos que no tienen carácter fijo.