Osasuna retoma el modo ganador

Triunfo en córdoba | Un gol de Xisco le da la victoria a los rojillos en un partido práctico y sin brillo, que rompe la racha de un mes sin ganar y alarga a 12 la de jornadas seguidas sin perder, la mejor de su historia

Javier Saldise | Agencia LOF - Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

CÓRDOBA- Osasuna rompió la racha de empates consecutivos que le daban decoro a su trayectoria, pero que minaban su clasificación, y se llevó los tres puntos del campo del Córdoba. Los rojillos obtuvieron un resultado magnífico que reivindica y multiplica la tibia marcha anterior -solo de resultados, no de comportamiento del equipo- y reafirma su condición de candidato al ascenso. La deceleración del ritmo de Osasuna con cuatro puntos de los últimos 12 requería un empujón, otra palmadita en la autoestima de este grupo que, a pesar de ser sólido, necesita compactarse con buenos resultados, como todos los proyectos.

Los rojillos hicieron un partido práctico y son mucho brillo, pero suficiente cuando se cuenta con la buena estrella de un rematador. Xisco regresó a su antigua casa para ser el verdugo. Los gajes del oficio.

El primer acto ofreció la reunión entre un equipo con muchas dudas, con poco que ofrecer, y otro que rebuscando con el balón se transformaba en mucho mejor. Osasuna fue superior al Córdoba cuando acertó a controlar la pelota, el ritmo del juego y, cuando en algunas situaciones, acertaba a llevar el partido hasta el medio campo de su rival. La presión alta colocaba al conjunto andaluz incomodado alrededor de su portería y a los rojillos, más atinados con el balón, más próximos a la versión dominadora y jugosa que se ha visto en algunos encuentros de esta Liga a este equipo.

Lo poco de animación lo firmó Osasuna, entre ese bagaje, la única oportunidad de gol, en la que a Xisco le bastó un engaño con el cuerpo para doblar a un defensa, pero no logró hacer lo mismo con el portero, que adivinó la dirección de su derechazo casi a bocajarro. Osasuna dispuso también de un par de remates desviados de Roberto Torres y Lucas Torró para advertir de que quería el gol. El Córdoba, fallón y limitadísimo en sus acciones de ataque, no inquietó nunca a los rojillos que, aplicados en defensa, se metieron solo en los problemas que quisieron cuando concedieron algunos metros en lances puntuales. El resto fue calma chicha.

Xisco no necesitó más que otra oportunidad para dejar claro que estaba dispuesto a dejar su tarjeta de killerante la afición que le adoró, que aún le quiere. El ariete liquidó con la cabeza un buen centro desde la banda de Sebas Coris. Un minuto después, Quique dispuso de la ocasión para rematar al partido, pero el portero sacó su disparo raso.

El gol de Osasuna activó a todo el mundo. Los rojillos se notaron más cómodos con la renta a su favor y el Córdoba incluso notó las espuelas de jugar como local para atreverse a probar al portero de Osasuna. A Sergio Herrera no le metieron el miedo en el cuerpo en un mano a mano con un atacante del equipo andaluz y repelió un disparo a bocajarro tras un disparo después de un rebote con mucha suerte. En diez minutos, la reanudación había ofrecido más alternativas y animación que todo el primer tiempo. La agitación se tradujo en un cierto descontrol para Osasuna, que notó la incomodidad el empuje animoso del Córdoba, sobreexcitado por la impensable posesión de balón que disponía tras el tanto rojillo.

Roberto Torres advirtió que no se iba a consentir mucho en este dominio y disparó fuera por poco tras una contra. Ahí cambio el peso del partido, que se fue un poco al terreno del Córdoba, sin control claro por parte de Osasuna, pero al menos lejos de la portería defendida por Sergio Herrera.

A la carrera se entró en los últimos minutos del partido, con demasiado aire para el equipo local y Osasuna buscando sosiego. Gestor de marcadores, Diego Martínez mandó su último mensaje introduciendo a Unai Gracia en lugar de Torres para los minutos finales, en los que nuevamente tuvo Quique la oportunidad de rematar la faena con un disparo cruzado. La falta de tranquilidad le estaba llevando a Osasuna a sufrir un poco más de la cuenta. Todo sea bienvenido cuando se arramplan los tres puntos.

estadísticas

Córdoba Osasuna

1 Tiros a puerta 3

9 Tiros fuera 6

1 Ocasiones de gol 5

17 Faltas cometidas 17

170 Balones perdidos 147

68 Recuperaciones 69

1 Fueras de juego 4

53% Posesión 47%

2 Intervenciones del portero 1