El viento que viene

Navarra prevé invertir 16 millones hasta 2020 en el sector eólico, que suma 15 empresas con unos 3.000 trabajadores. Siemens Gamesa genera más de la mitad de esos empleos, aunque esta semana ha anunciado un recorte de plantilla.

Un reportaje de Sagrario Zabaleta Echarte - Domingo, 12 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

esta historia comenzó en la Sierra de El Perdón, uno de los montes míticos de la Cuenca de Pamplona, desde el que se divisa en días soleados los Pirineos, el Moncayo, los Picos de Urbión y la Sierra de Cantabria. Hace 23 años, en diciembre de 1994, en esta ubicación EHN (Energía Hidroeléctrica de Navarra), compuesta en un 38% por el Gobierno foral a través de Sodena, en un 10% por la desaparecida Can, en un 37% por Iberdrola y en un 15% por Cementos Portland, impulsó la primera fase de un parque eólico con seis aerogeneradores de 500 kW -la mayor potencia que había en aquella época-.

EHN se constituyó para la promoción, el desarrollo y el fomento de las energías renovables, por lo que necesitaba una empresa que le fabricara las máquinas. EHN contactó con la vizcaína Gamesa -dedicada a la maquinaria de herramienta- para que fuera ella quien le suministrara los aerogeneradores. Así surgió en 2004 la división Gamesa Eólica, especializada en ingeniería, diseño, producción y venta de aerogeneradores y prestación de servicios especializados. Dos años más tarde, Gamesa también se encargó del mantenimiento de 15 aerogeneradores G39-500 kW y 25 G42-600 kW en El Perdón.

En tan solo diez años EHN se convirtió en el segundo promotor de parques eólicos de España y tercero del mundo, momento en el que Acciona adquirió el 100% de la empresa, integrándola en su división de energía. Hace dos años, la compañía de José Manuel Entrecanales vendió por 785 millones esta división al grupo alemán Nordex. Actualmente, Nordex Acciona Windpower dispone de dos centros de producción en Navarra, y tiene en la Ciudad de la Innovación de Sarriguren su Centro de Control de Energías Renovables, desde donde se supervisa el funcionamiento de instalaciones de 13.000 MW en 18 países.

Desde sus inicios, Gamesa Eólica también comenzó a crecer en la Comunidad Foral, con cuatro plantas distribuidas en Alsasua, Tudela, Imárcoain y Aoiz, y su centro estratégico de I+D+i en Sarriguren. Pero, la crisis y el parón de las renovables en España afectó a la compañía y de las cuatro factorías de producción que gestionaba en la Comunidad únicamente mantuvo la de Aoiz. En 2010 cerró la de Alsasua y en 2013 el resto. Además, en 2012 despidió en un ERE pactado a 205 técnicos y especialistas.

Pasado este vendaval, la compañía amoldó la estructura al sector, y en Navarra mantuvo su principal centro de I+D en España;la planta de palas en Aoiz;dos naves de logística y servicios en Arazuri y Pamplona y un centro de formación en Noáin. El año pasado la sección eólica de la alemana Siemens y Gamesa alcanzaron un acuerdo de fusión, constituyendo el segundo fabricante eólico del mundo. Pero, esta semana saltaron todas las alarmas cuando la compañía informó en los primeros resultados de la actividad conjunta unas pérdidas de 135 millones de euros, correspondientes al segundo semestre de su año fiscal, que concluyó en septiembre.

El consejero delegado del grupo, Markus Tacke, anunció que para mejorar la competitividad, Siemens Gamesa debe desprenderse del 22% de su plantilla en todo el mundo, unos despidos que afectarán a un máximo de 6.000 empleados en 24 países en tres años. Este recorte de plantilla perjudica a la Comunidad Foral, en la que actualmente emplea a unas 1.600 personas. Todavía se desconoce la cifra de trabajadores que se verán dañados por esta medida drástica en Navarra, aunque el Gobierno foral manifestó esta semana que no espera un gran impacto, después de las conversaciones que mantuvo con la multinacional. “Entendiendo la preocupación de un anuncio y unos titulares como los que se han anotado, en este momento no esperamos un impacto relevante en Navarra”, insistió el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi.

A pesar de este mensaje de tranquilidad, la inquietud se ha trasladado a la plantilla de Siemens Gamesa en la Comunidad Foral, que está esperando a la reunión de mañana para saber si por fin la dirección concreta el alcance del ajuste. La destrucción de empleo siempre es una pésima noticia para cualquier sector, sobre todo si el Gobierno de Navarra ha calificado esta actividad una de las seis estratégicas para la economía foral para los próximos años.

modelo económico

Estrategia S3

Una de las seis actividades clave

De acuerdo a los retos de la Estrategia de Especialización Inteligente (S3), el nuevo modelo económico para nuestro territorio, planteados por el Ejecutivo para el periodo comprendido entre 2017 y 2020, Navarra prevé invertir 16 millones de euros en el sector eólico -uno de cada tres millones presupuestados para el área económica de las energías renovables y recursos-.

Con esta partida, que supone un desembolso anual medio de cuatro millones, pretende “aprovechar las oportunidades globales tras las fusiones producidas -como la de Nordex al adquirir Acciona Energía, y la de Siemens con Gamesa-, el crecimiento de los fabricantes proveedores de esta actividad, el desarrollo de esta área industrial y apoyar la clusterización”.

Un clúster consiste en la agrupación de varios integrantes tanto del ámbito privado como del público de un mismo sector para trabajar de manera conjunta estrategias que persiguen obtener beneficios comunes.

El próximo martes la Cámara Navarra de Comercio, Industria y Servicios acoge la presentación del Clúster Eólico de Navarra (Enercluster), compuesto por unas once empresas que operan en la Comunidad, Acciona Nordex, Siemens Gamesa, el Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) y las ocho firmas integrantes del consorcio Naweco: Frenos Iruña, Industrial Barranquesa, Jatorman, Estampaciones Arsan, Laneko, Fluitecnik, IED Greenpower y Tetrace.

En un análisis previo el departamento de Desarrollo Económico incluía en este clúster a unos once miembros que suponían unos 2.900 empleos y una facturación de unos 6.300 millones. La presidencia de este clúster ha recaído en Nordex-Acciona y la vicepresidencia en Siemens-Gamesa. Manuel Rodríguez ocupa el cargo de director gerente de Enercluster.

objetivos

El sector

Diversificación y emprendimiento

Ayerdi ponía en valor hace unas semanas “la intervención del clúster navarro” y reconocía que el sector eólico “puede generar nuevas oportunidades de diversificación y emprendimiento, y un desarrollo territorial sostenible”, además de que “es y será fuente de empleo”. Actualmente ocho de cada diez puestos de trabajo de las energías renovables en Navarra se sitúan en empresas eólicas.

El vicepresidente subrayó el papel de la energía eólica en la producción de electricidad, dentro de las renovables, y de la que los científicos esperan que sea la fuente energética que más se desarrolle en los próximos años y llegue a suponer el 15% de la producción eléctrica europea en 2030. Navarra suma 48 parques con 1.016 megavatios (MW). La vía para incrementar su potencia instalada pasa por aumentar el número de parques -ya hay una previsión de instalar 214 MW, pero todavía no se han colocado- o de repotenciar los actuales con unos aerogeneradores de hasta tres MW.

presupuesto

Energías renovables

Incremento de la producción

El sector eólico se enmarca en el área económica de energías renovables y recursos, estratégica para el nuevo modelo económico. El Gobierno foral ha presupuestado para toda el área económica 56,1 millones de euros hasta 2020: el 50,6% para la disminución del consumo de energías fósiles;el 28% para el fortalecimiento del sector eólico y casi el 21% para promover la economía circular.

El diagnóstico del sector de energías renovables de Sodena recoge que la Comunidad suma 102 empresas: 37 de biomasa, 24 fotovoltaicas, 15 eólicas, siete hidráulicas, cinco de biogás y cinco de solar térmica. Entre todas, emplean a unas 4.000 personas, de las que el 80% proceden de las firmas eólicas. “Navarra debe avanzar para llegar a ser en 2050 una región sin consumo de energías fósiles, manteniéndose como líder a nivel internacional en el sector y apostando por la eficiencia energética y la gestión y valorización de los recursos naturales como eje de transformación del territorio”, según la S3.

Los vientos que vienen cuentan con el compromiso de Navarra de seguir impulsando el sector, aunque la corriente generada esta semana por Siemens Gamesa ha hecho temblar el empleo en su empresa en el corto plazo. Mañana puede que se despeje parte de la incertidumbre si la compañía concreta el recorte.

las cifras

las energías renovables, área estratégica para navarra

energías renovables

56,1