Washington insiste en la línea dura con Pyongyang y envía tres portaaviones

Corea del Norte acusa a Trump de “belicista” y denuncia que está de “viaje de negocios” de armas

Domingo, 12 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Seúl- Washington inició ayer unas maniobras navales con Seúl junto a la península coreana en las que empleará tres portaaviones nucleares, un despliegue excepcional para responder al desafío de Pyongyang en línea con el mensaje enviado estos días en Asia por Donald Trump. En el ejercicio, que comenzó ayer y durará hasta el martes en el Mar de Japón, participan tres portaaviones de propulsión atómica. Posicionar tres de los diez buques de este tipo que posee Estados Unidos en un solo teatro operativo es algo muy poco común en tiempos de paz y viene a subrayar la dureza que Washington está tratando de transmitir al régimen de Kim Jong-un para que ponga freno a sus repetidas pruebas de armas.

Los tres portaaviones van a acceder uno a uno a una parcela al este de la península coreana para realizar el ejercicio durante cuatro días en el umbral de las aguas norcoreanas, según detalló ayer en un comunicado el Estado Mayor Conjunto surcoreano. Además de sus respectivos grupos de ataque, se movilizan 11 buques estadounidenses equipados con el sistema antimisiles Aegis y siete navíos de guerra surcoreanos (dos de ellos con sistema Aegis).

portaaviones nuclearesEs la primera vez que el Pentágono realiza un ejercicio de estas características con la Marina surcoreana además de suponer las primeras maniobras que involucran a tres de sus portaaviones nucleares en diez años.

Por su parte, Corea del Norte denunció ayer que la gira asiática del “belicista” presidente de EE.UU., Donald Trump, es un “viaje de negocios” para vender armas a sus aliados y condenó también el discurso de Trump ante el parlamento surcoreano, al que calificó de “sin sentido”. “No es más que un viaje de negocios realizado por un belicista que busca enriquecer los monopolios de la industria de defensa de los EE.UU. ordeñando las huchas de sus aliados subordinados”, clamó un portavoz de la Cancillería norcoreana.

“Trump, durante su visita, puso al descubierto su verdadera naturaleza como destructor de la paz y la estabilidad mundial y suplicó por una guerra nuclear en la península de Corea”. La nota considera además que el discurso de Trump busca “mantener la rivalidad” entre Corea del Norte y la comunidad internacional. - Efe