Inauguración del local de Anfas en Sakana

Estibaliz Salinas Burillo Madre - Domingo, 12 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

El viernes 10 de noviembre se realizó la inauguración del local de Anfas de Sakana.

Me dijeron para participar como familia y contar las ventajas que supone tener este centro aquí, en la zona de Sakana, y enseguida dije que sí. Lo veía muy claro;son todo ventajas. Me puse delante del ordenador y surgieron las dudas. ¿Cómo lo explico? ¿Qué digo…? Pensé empezar a escribir para luego darle forma y en un momento y sin darme cuenta ya tenía todas estas ventajas.

Lo primero, que por ser Anfas, que es garantía de un servicio de calidad con experiencia. Nuestra vivencia con ellos es que siempre están abiertos a nuestras necesidades y sugerencias. No recibes un “no podemos” sino que siempre hay un “vamos a ver como lo organizamos”. Creo que literalmente recogerían todas las piedras de nuestros caminos para construir un castillo si vieran que es necesario para nuestros hijos.

La cercanía, cómo no, es otra gran ventaja. Que nos da facilidad a los padres para la conciliación familiar, por hermanos, por trabajo… tenemos que coordinarnos para acudir. Por ello también existe una mayor facilidad para la coordinación con el centro educativo.

Tenemos disponible un local de referencia donde realizar consultas los que ya acudimos y facilidad para los que necesiten, ya que está aquí en la zona. En Sakana, aunque se ofrecía el servicio, no había un local. Algo importante para la organización y para los niños, ya que la estabilidad es importante para ellos y sentir el sitio como suyo también.

Los niños que acuden son de la zona por lo que hay mayor posibilidad de crear vínculos entre ellos y entre los padres.

Y también mencionaría el idioma, las actividades se ofrecen en euskera sin necesidad de haber un mínimo de niños y en la zona la mayoría van a la escuela en euskera. Lo veo también como una ventaja.

Así que me di cuenta de que puede que no sean muchas, pero son muy importantes para nosotros, para las familias, para los niños y niñas que acudimos, para la inclusión, para la integración y para mejorar como comunidad. Somos familias que ya llevamos una mochila extra en nuestro día a día, una mochila que aceptamos y a la vez detestamos en algunos momentos. Pero es nuestra y agradecemos a los que nos ayudan a llevarla y el tener este centro aquí cerca es una de esas ayudas.

Termino con una frase de Howard Gardner: “podemos ignorar las diferencias y suponer que todas las mentes son iguales. O podemos aprovechar estas diferencias”.

Gracias por apostar por aprovechar las diferencias.