‘Este hotel es un infierno’, con Kike Sarasola, llega a DKiss

El empresario se aloja en ocho establecimientos que están a punto de cerrar para saber por qué no funcionan

Lunes, 13 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Un buen alojamiento puede hacer realidad las vacaciones de nuestros sueños, pero un mal hotel puede convertirlas en un infierno. Kike Sarasola aterriza hoy en DKISS para poner su experiencia en el sector al servicio de propietarios de hoteles en apuros. A las 21.45 se estrena Este hotel es un infierno, adaptación del formato internacional Hotel Hell, cuya versión original presenta el chef y empresario Gordon Ramsay, y aquí conduce el presidente y fundador de Room Mate Hotels, uno de los hoteleros más rompedores del sector.

España es uno de los principales destinos turísticos del mundo y cuenta con más de 17.000 hoteles, pero no todos satisfacen al cliente. En Este hotel es un infierno, el conocido hotelero se encontrará con los retos más difíciles: alojamientos que brillaron en el pasado por su calidad pero que ofrecen servicios de los que no disponen;una residencia de estudiantes que sus dueños han reconvertido en hotel pero sin adaptar su negocio;hoteles heredados de padres a hijos que se están arruinando por dejadez y falta de responsabilidad;trabajadores sin experiencia que usan el traductor de Google para atender a los clientes extranjeros, personal de la limpieza que irrumpe sin permiso en las habitaciones y hoteles que servirían de escenario de una película de terror...

Kike enfrentará desafíos que comienzan con la comprobación de la calidad del servicio que ofrecen estos hoteles. Para ello tendrá que alojarse en cada establecimiento. Ha recorrido así la península ibérica visitando hoteles de todo tipo: de primera línea de playa, de montaña, temáticos, familiares, urbanos, románticos… Ocho establecimientos en los que el hotelero hará todo lo posible para que dejen de ser una ruina. Todos los casos que aparecen en el programa tienen en común que no funcionan y que si siguen así están abocados al cierre. Su cometido será asesorarles y mostrarles cómo conseguir que su empresa resucite y tener éxito y ofrecer soluciones a los problemas con los que se encuentre, tanto a nivel estético, haciendo cambios en la decoración, como en lo financiero y en la gestión de recursos humanos.

En muchos casos, los problemas personales de sus propietarios están detrás de una gestión deficiente de los hoteles rescatados, lo que a veces obligará a Kike a ejercer decoach y psicólogo para que sus circunstancias personales no afecten al negocio ni a los empleados. Y es que el hotelero está dispuesto a todo por convertir estos locales en ruinas en negocios prósperos. - M.P.