Emisión imposible

Y tú, ¿cómo lo ves?

Por Javier Arizaleta - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Pues lo veo mal, tirando a bodrio. Hacer un programa de televisión (Cómo lo ves,TVE 1) con los mimbres de hace dos o tres décadas tiene el peligro de que naufrague. Primero porque hablan de temas que la gente ya no habla. Segundo porque los comunicadores están sometidos al yugo inflexible del presentador Carlos Herrera que da un poco de miedo -puede ser por el desabrochado excesivo de su camisa-. Hay tanta vanidad entre los participantes (Isabel Gemio, Santiago Segura , Pepe Navarro, Gloria Lomana, Boris Izaguirre...) que se hace difícil digerir el producto con normalidad. Es po- sible que el programa esté ideado con la teoría de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pues ahí es donde pinchan en hueso. Fue mejor para unos pocos porque el resto en general han ido evolucionando y les ha ido mejor o peor. Este debate sin apenas controversias, esas familias seleccionadas por el dedo de los creativos, esos famosos que opinan del mundo de vuelta ya de sus laureles: ni representan la televisión de hoy ni conectan con la audiencia. No es de extrañar que el sábado elcómolove Carlos Herrera, besara la lona, esto sería así si los datos de audiencia fueran un combate de boxeo. Está comprobada la capacidad de estos profesionales para la comunicación pero en televisión la suma de egos, más que sumar, resta. La idea del programa se pudo vender con cierta facilidad. Al fin y al cabo, la televisión es un lugar de sitios comunes que casi todos compartimos;lo que no quita para que muchos renunciemos a esos lugares por sentirlos ajenos. Y esto es lo que no entienden quienes ahora dirigen TVE cuando deciden usarla como daga contra sus disidentes. Los telespectadores hemos compartido muchas horas de televisión. Tenemos un lugar común en nuestro imaginario colectivo. De acuerdo. Pero desde este imaginario, vemos las cosas de muy distinta manera a como pretenden. Es así de fácil y también así de complejo. Pero ya lo iremos hablando.