Rajoy considera "inhabilitados políticamente"a Puigdemont y Junqueras

EFE - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 18:45h.

MADRID.- El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el líder de ERC, Oriol Junqueras, pueden presentarse a las elecciones del 21 de diciembre porque la Justicia no se lo impide, pero cree que ya están "inhabilitados políticamente".

Además, califica de "absurdo" que alguien que estuviera en prisión pudiera ser conseller en el nuevo Gobierno de la Generalitat porque no podría dedicarse a sus funciones.

Rajoy ha expuesto esas opiniones en una entrevista en la COPE en la que ha salido también al paso de las declaraciones de Puigdemont en las que ayer dijo que hay alguna alternativa a la independencia en Cataluña y a las de ERC en las que dirigentes de este partido han reconocido que no estaban preparados para la secesión.

Tras subrayar que ya podían haber asumido antes esos planteamientos porque habrían evitado muchos males a Cataluña, ha resaltado que lo que Puigdemont y ERC están reconociendo ahora es que han protagonizado el "proceso de las grandes mentiras".

"No sólo no estaban preparados, es que era imposible", ha añadido el jefe del Gobierno, quien ha recordado que entre las mentiras de los independentistas estaba que el proceso no iba a afectar a la economía o que iban a obtener el apoyo internacional.

Aunque reconoce que los miembros del Govern pueden presentarse a las elecciones del 21D pese a estar en prisión porque no han sido inhabilitados por los tribunales, ha considerado que "gente así está inhabilitada políticamente".

Unas palabras ante las que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha considerado "cuanto menos sarcástico" que Rajoy diga que están inhabilitados políticamente todos los que han engañado a los ciudadanos de Cataluña.

"Planteado en los términos en que lo hace Rajoy tendría que aplicárselo en primera persona", ha señalado en una entrevista en Cuatro.

Además, Sánchez se ha referido a Ciudadanos como "el Vox de la política española" y ha cerrado la puerta a un acuerdo de gobierno "con un partido que se ha situado a la derecha del PP en muchos temas", no solo en el territorial, ha subrayado.

No obstante, ha reconocido su "decepción" con Pablo Iglesias y Ada Colau, por haber "quebrado la unión de las izquierdas para que la derecha gobierne".

Por su parte, Rajoy ha asegurado que van a trabajar para que el 21 de diciembre no ganen los partidos independentistas, sino que lo hagan las formaciones constitucionalistas, y ha precisado que, después de que el Gobierno haya hecho su función, "ahora le toca a la gente" decidir.

En todo caso, ha subrayado que, gane quien gane, tiene que cumplir la ley y que el artículo 155 de la Constitución "siempre está ahí".

Rajoy, que asegura no tener "mínima duda" de que el PSC respetará la soberanía nacional como ha hecho hasta ahora ante posibles pactos postelectorales al 21D, ha discrepado de las declaraciones de José María Aznar en las que consideró que si ese día ganan los independentistas, se estará peor que antes.

"Considero exactamente lo contrario. Considero que ya estamos mejor -ha dicho- porque eso ha servido para que todos los españoles sepan que el Estado se puede defender".

Además, ha rechazado que fuera timorato ante la situación de Cataluña ya que ha aplicado el 155 y ha cesado al Govern.

El presidente del Gobierno ha desligado totalmente los resultados del 21D de un adelanto electoral en España y ha reiterado que, si está en sus manos, la legislatura durará cuatro años.

Sí ha vuelto a vincular el crecimiento económico a la vuelta a la normalidad en Cataluña y ha precisado que, si eso ocurre, la previsión de aumento del PIB para 2018 podría pasar del 2,3 al 2,8 o el 3 por ciento.

El presidente del Gobierno ha analizado las expectativas políticas y económicas en Cataluña el mismo día que la Mesa del Congreso ha acordado no imponer sanción económica por la ausencia en plenos y comisiones de las últimas semanas de los diputados de ERC y el PDeCAT en protesta por la situación en Cataluña.

Una sanción que había reclamado formalmente el grupo parlamentario de Ciudadanos.

La decisión se ha adoptado la víspera de que el Congreso constituya la comisión sobre el modelo autonómico y que el portavoz del PP en Cámara, Rafael Hernando, ha garantizado que no tiene como objetivo "contentar" a los independentistas ni tampoco "abrir una puerta" para la ruptura de la soberanía nacional.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuyo partido ha declinado participar en esa comisión, ha augurado que esa iniciativa no pasará de ser un "triste intento del PSOE de apuntarse un tanto que no ha servido para nada".