El cuatripartido respalda la reforma fiscal del Gobierno

Las modificaciones forman parte de un acuerdo político “cerrado”, aunque no se descartan retoques técnicos en el periodo de enmiendas del Parlamento

“A Geroa Bai le hubiese gustado una reforma más prudente, pero los cambios son mínimos” “Ha sido un debate que nos ha llevado tiempo y en lo fundamental está cerrado” “Puede que haya algún cambio técnico, pero en principio no nos vamos a mover de lo anunciado” “Todos hemos dejado pelos en la gatera en esta segunda parte, y vamos a respetar el acuerdo”

A. Irisarri - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Las fuerzas del cambio con mayoría en el Parlamento volvieron a mostrar ayer su respaldo a la segunda parte de la reforma fiscal anunciada la semana pasada por el Gobierno de Navarra, y con la que se pretende recaudar unos 28 millones de euros en los próximos dos años. Con motivo de la tramitación en Mesa y Junta del proyecto de ley, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E volvieron a reafirmarse en un paquete de medidas que el cuatripartito ha negociado mano a mano con el Departamento de Hacienda en los últimos tres meses, y que consideran un “acuerdo político cerrado” en lo fundamental, sin perjuicio de que en el periodo de enmiendas puedan hacerse algunas modificaciones de tipo técnico. Es la postura que mantuvieron, sobre todo, EH Bildu, Podemos e I-E, porque Geroa Bai, tal y como hizo la semana pasada, asumió que le hubiese gustado una segunda reforma “algo más prudente”, aunque reconoció que los cambios son “pequeños” y no van en la línea de aumentar desmesuradamente la recaudación.

Porque de lo que se trata es, más que de aumentar los tipos, de corregir errores y aumentar la progresividad. En ese sentido se entiende la revisión de algunas deducciones, como las de vivienda, el endurecimiento en el acceso a algunas ayudas empresariales por creación de empleo que no estaban funcionando bien o la fijación de una tarifa progresiva en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones con un tope del 16% de tributación a partir de los 3.000.000 euros.

más progresividadMuy importante ha sido, para I-E, abordar una segunda parte de reformas que “ya estaba prevista en el acuerdo programático”. “Para nosotros es fundamental esta reforma, porque es un paso más en el camino hacia la progresividad fiscal. Hemos dejado pelos en la gatera y haremos valer el acuerdo”, señaló Marisa de Simón (I-E), quien puso el foco en “los gravámenes a los beneficios empresariales” (con la subida de los mínimos a las pequeñas y medianas empresas hasta el 16% y el 18%), “las rentas de capitales” (aumentando un punto la tributación en cada tramo) y en los “grandes patrimonios” (con la bajada de diez puntos porcentuales del escudo fiscal).

En esa línea se expresó Mikel Buil. El portavoz parlamentario de Podemos avanzó que su formación, “en principio”, no se “va a mover” de los términos en los que se cerró el acuerdo. “¿Que se puede hacer algún cambio en el apartado técnico? Sí. Pero en lo fundamental está cerrado”, matizó.

Adolfo Araiz, portavoz de EH Bildu, también considera que el pacto está hecho “al 99%”. “Nos ha llevado tiempo alcanzar este acuerdo: si alguien propone alguna modificación lo estudiaremos, pero lo fundamental está cerrado”, aseguró. La voz más disonante de las fuerzas del cambio la tuvo Koldo Martínez. El portavoz de Geroa Bai consideró que su reforma “quizá hubiese sido más prudente”, pero asumió que se trata de “pequeñas” modificaciones y, a diferencia de sus socios, que el acuerdo “no está cerrado”.

El contrapunto lo dio la oposición, donde el PSN mantuvo la postura más moderada: María Chivite consideró que el paquete de medidas es “una ocasión perdida” por parte del Gobierno para “rectificar el castigo a las rentas bajas y a las familias” con el IRPF, y lamentó que no se hubiese presentado en leyes separadas. “Eso hubiese permitido apoyar medidas que nos parecen buenas, pero de esta manera no podemos estar de acuerdo”.

Las posturas más contrarias las volvieron a sostener UPN y PPN. El regionalista Javier Esparza vio “incomprensible” una “nueva vuelta de tuerca a familias y empresas”, y la popular Ana Beltrán dijo que Barkos está “condenando a ahorradores y familias”.

presupuestos

upn y ppn, enmiendas a la totalidad

El PSN la descarta. Los grupos tienen de margen hasta el jueves para presentar enmiendas a la totalidad de los Presupuestos de 2018, y de momento UPN y PPN han anunciado que lo harán. Los regionalistas lo anunciaron ayer y el PPN dará hoy una rueda de prensa para presentarla. Por su parte, el PSN la ha descartado, esperando tener cierto margen en las enmiendas parciales. Por parte de las fuerzas del cambio, Araiz (EH Bildu) confió en llegar a acuerdos entre los socios para corregir algunas “insuficiencias” y De Simón (I-E) confió en que de aquí al debate se pueda aumentar el techo de gasto para reforzar servicios públicos.