Unánime respaldo sindical a la excarcelación de los presos gravemente enfermos

Todos los sindicatos apoyan la moción aprobada el jueves con el único rechazo de UPN y PPN

Javier Encinas - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Todas las fuerzas sindicales de Navarra han dado su apoyo al contenido de la moción aprobada el jueves en el Parlamento foral en demanda de que se aplique la legislación vigente para que los presos navarros gravemente enfermos “puedan ser excarcelados o se les puedan aplicar las medidas atenuantes oportunas”.

Dicha iniciativa, impulsada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, recabó el respaldo del PSN, y contó con el único rechazo de UPN y PPN. No obstante, el Foro Social Permanente valoró ayer positivamente la enmienda presentada por el regionalista Iñaki Iriarte, pese a que finalmente no se llegara a un acuerdo.

Conseguido el respaldo político a una reivindicación que solo exige el cumplimiento de la ley, ahora se suma el mundo laboral de forma unánime. En concreto, UGT, CCOO, ELA, LAB, Steilas, Hiru, ESK y CGT emitieron sendos comunicados en favor de mejorar las condiciones de los reclusos enfermos, en tanto que EHNE y Solidari trasladaron su adhesión a esta iniciativa parlamentaria que también reclama, “la revisión, por razones humanitarias, de las condenas de las personas presas que, de acuerdo a informes médicos contrastados, estén gravemente enfermas con pronóstico de vida limitado o con padecimientos incurables”.

valoracionesDesde UGT Navarra, el sindicato trasladó su respaldo a la moción y abogó por la elaboración de “un protocolo claro para que, en consonancia con el artículo 91 del Código Penal y los principios humanitarios básicos, la Administración Penitenciaria pueda solicitar, a instancias del penado, formas de prisión atenuada por motivos humanitarios”.

CCOO Navarra, en un comunicado firmado por su secretario general, Chechu Rodríguez, subrayó que es “necesario y urgente consolidar una legislación penitenciaria que humanice algunas de las cuestiones que organizan la vida en las cárceles y, especialmente, aquellas que tienen que ver con la puesta en libertad de las personas presas que ya han cumplido las tres cuartas partes de la condena y las que están gravemente enfermas”. Añadió que esto “no implica avalar o justificar los delitos cometidos por estas personas, sino defender los Derechos Humanos en todas las circunstancias”.

El sindicato ELA valoró “muy positivamente” el posicionamiento de una “amplia mayoría política” de la Comunidad Foral. A su juicio, “se trata de un paso muy importante para avanzar en la normalización social y la atenuación de algunas de las consecuencias más graves de la violencia política que durante décadas ha sufrido Navarra”.

También LAB incidió en la importancia del “contenido y amplio consenso” de la resolución, al tiempo que consideró “inaceptable en términos jurídicos, políticos, sociales y humanos la cruel y vengativa hasta la muerte política penitenciaria de excepción”. Asimismo, la central abertzale ve “prioritario alcanzar otro consenso social que ponga fin a la política de dispersión de los presos que pone en riesgo de muerte a cientos de navarros todas las semanas”.

Además de exigir “el respeto a los derechos básicos de las personas presas”, Steilas denunció que “actualmente son muchas las personas enfermas encarceladas a las que se vulnera sus derecho a la salud”, e incidió en que “no hay nada que justifique que personas que padecen enfermedades graves e irreversibles no se encuentren en sus casas”.

El sindicato del transporte Hiru resaltó “la importancia” de esta iniciativa parlamentaria “ya que es un intento de abrir el camino hacia el reconocimiento del derecho a vivir con dignidad de los presos enfermos”. Agregó que “es imprescindible que las leyes relacionadas con con este tema se cumplan”.

La dirección de ESK expresó su “preocupación por la absoluta desprotección que sufren las personas que, estando presas, padecen enfermedades graves o incurables y especialmente en el caso de las presas y presos vascos con quienes las políticas actuales son especialmente crueles e injustas”. El sindicato ve en esta moción “un pequeño avance en la actitud de algunos partidos en lo que a políticas penitenciarias se refiere”, si bien le parece “insuficiente”. Por ello, apeló a la necesidad de que “terminen las leyes de excepción también en relación con las políticas penitenciarias” e instó a los partidos “a que sigan dando pasos dirigidos al fin de la dispersión”.

Por último, CGT-LKN Nafarroa recordó que la aplicación del artículo 92 del Código Penal “humaniza el sistema penitenciario” y que la legislación no recoge distinciones entre presos, por lo que tildó de “inaceptable que este artículo no se haya aplicado a los presos y presas vascos”.

la moción aprobada

1. El Parlamento apoya la legislación vigente estatal e internacional relativa a la revisión por razones humanitarias de las condenas de las personas presas que estén gravemente enfermas y pide que, en aplicación de la legislación vigente, los presos navarros gravemente enfermos puedan ser excarcelados o se les puedan aplicar las medidas atenuantes oportunas.

2. El Parlamento de Navarra hace patente su rechazo a los aspectos restrictivos que establece la instrucción 3/2017 de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias referente al procedimiento para la emisión de informe médico y tramitación de la excarcelación por enfermedad muy grave con padecimientos incurables.

3. El Parlamento emplaza a las autoridades competentes a elaborar un protocolo claro para que se pueda solicitar la prisión atenuada por motivos humanitarios.

4. El Parlamento solicita a las autoridades competentes una mejora sustantiva del equipamiento de las unidades médicas en las prisiones del Estado.