Desarticulada una organización dedicada al blanqueo con 56 investigados

EFE - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:20h.

ZARAGOZA. El Equipo de Investigación Tecnológica (EDITE) de la Guardia Civil de Zaragoza ha desarticulado una organización criminal dedicada al blanqueo de capitales compuesta por 56 personas que han sido localizadas e investigadas por diversos delitos.

Según ha informado hoy el Instituto Armado, en el marco de una laboriosa operación de más de 4 años, denominada "Delicias", se ha investigado a 75 personas e imputando hasta el momento a 56 de ellas por delitos de blanqueo de capitales, estafa, usurpación de estado civil, descubrimiento y revelación de secretos, falsificación de documento público y pertenencia a organización criminal.

A lo largo de las investigaciones se han analizado 116 cuentas bancarias y detectado 35 víctimas, distribuidas por todo el territorio nacional y otros países, y se ha determinado que los envíos de dinero realizados a empresas financieras dedicadas a la compraventa de bitcoin por parte de los componentes de la organización superan el millón de euros.

Según las mismas fuentes, esta cantidad podría aumentar, ya que los especialistas de EDITE continúan con la investigación de las cuentas bancarias.

Esta operación se inició en 2013 con una denuncia interpuesta en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) por un presunto delito de estafa por el que se pudo determinar que se habían realizado numerosas compras en internet haciendo uso de los datos personales de la víctima obtenidos de su tarjeta de crédito.

Estos pedidos se dirigían a nombre de un ciudadano nigeriano que habría utilizado el documento de identidad de otra persona de nacionalidad búlgara.

Además, se localizó el domicilio al que se enviarían estos encargos, detectándose al mismo tiempo otras compras realizadas a nombre de otras personas de origen africano y cuyos productos se enviarían a distintos domicilios de Zaragoza y Tudela (Navarra).

Como resultado de esta primera fase la Guardia Civil registró en 2014 el domicilio del sospechoso, ubicado en Zaragoza capital, donde se intervino multitud de documentación, efectos informáticos, documentos de identidad falsificados de ciudadanos extranjeros, libretas con anotaciones de numerosas conexiones wifi y sus contraseñas, cuentas bancarias y efectos procedentes de las compras fraudulentas con tarjeta de crédito por más de 10.000 euros.

Se determinó que los moradores de la vivienda, un hombre y una mujer, habían utilizado en total 56 tarjetas de crédito españolas y extranjeras para realizar cargos fraudulentos en más de 37 comercios online por importe superior a los 70.000 euros, haciendo uso de hasta 44 cuentas de correo electrónico diferentes.

También se descubrió la instalación de un programa de ordenador para obtener contraseñas de redes wifi particulares, numerosas transferencias bancarias realizadas por los sospechosos tanto a Nigeria como a España y la existencia de varias cuentas bancarias a su nombre utilizadas para recibir y transferir dinero.

La Guardia Civil detuvo a un hombre de nacionalidad nigeriana y abrió una investigación de una mujer colombiana por diversos delitos.

Estudiada la información obtenida, se pudo identificar a 35 víctimas de estafa, titulares de las tarjetas utilizadas por los implicados.

En una segunda fase la Guardia Civil enfocó la investigación hacia las cuentas bancarias a las que los investigados realizaron multitud de transferencias, y se determinó que en una de ellas, cuyos titulares eran nigerianos, se habían realizado gran cantidad de imposiciones en efectivo e ingresos por valor de más de 70.000 euros. Ingresos que se habían efectuado desde más de 200 oficinas distribuidas por 70 localidades españolas.

Igualmente se detectó que desde las cuentas investigadas se realizaron transferencias emitidas hacia 20 cuentas diferentes y recibido dinero desde más de 40 cuentas bancarias, así como transferencias internacionales a tres en República Checa y Eslovaquia que pertenecían a una entidad financiera que ofrecía servicios de intercambio de bitcoin.

Los titulares de las cuentas eran ciudadanos nigerianos con domicilio en España, la mayoría con numerosos antecedentes por delitos de estafa, falsificación de documento público o tráfico de drogas, que podrían formar parte de una organización dedicada al blanqueo de capitales.

Durante 2015 y 2016, la Guardia Civil logró identificar a 56 personas a las que se les imputaron delitos de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Este año los especialistas han analizado los movimientos realizados en las cuentas internacionales y determinado que alguno de los investigados realizó ingresos por un importe de más de 260.000 euros en un periodo de año y medio.