Bicis fuera de las aceras y pamplona ‘ciudad 30’, ejes de la nueva ordenanza

La normativa no entrará en vigor hasta dentro de 6 meses
La velocidad máxima de los vehículos no deberá superar los 30 kilómetros por hora

Kepa García - Jueves, 16 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

pamplona- Con años de retraso en el desarrollo de la movilidad sostenible que emprendieron las ciudades modernas, Pamplona se dispone a dar un salto trascendental en la forma de entender el espacio público, la seguridad vial y el transporte urbano. Dentro de seis meses entrará en vigor una nueva ordenanza de movilidad que contempla importantes cambios desde el punto de vista del conductor, con una reducción de la velocidad máxima permitida a 30 km/h;del peatón, que se convierte en el centro de las actuaciones;y del ciclista, cuyos desplazamientos van a pasar de las aceras a la calzada y carriles bici.

El borrador de la ordenanza de movilidad fue presentado ayer en una rueda de prensa en el Ayuntamiento que contó con la presencia del alcalde Joseba Asiron y los concejales delegados de las áreas directamente afectadas -Itziar Gómez (Seguridad Ciudadana y Convivencia), Joxe Abaurrea (Ciudad Habitable) y Armando Cuenca (Movilidad)- en lo que fue la primera comparecencia conjunta tras la reciente remodelación del equipo de Gobierno.

Antes de dar a conocer a los medios de comunicación la propuesta de ordenanza, fue presentada ante la Junta de Movilidad y en la Comisión de Urbanismo, para que los grupos municipales presenten las enmiendas que consideren necesarias. El 30 de noviembre se prevé su aprobación inicial en Pleno y, si supera este trámite, se abrirá el plazo legal de presentación de alegaciones, antes de su aprobación definitiva previsiblemente en el último Pleno del año que se convocará el 29 de diciembre.

Sin embargo, no entrará en vigor de forma automática, ya que se propone una moratoria de 6 meses que servirá para concretar la aplicación progresiva de la limitación de velocidad, definir las excepciones y dibujar el plano práctico de aplicación. Se estima que en julio este trabajo estará terminado y será a partir de esa fecha cuando formalmente se podrá aplicar.

En ese momento Pamplona-Iruña se unirá al selecto grupo de Ciudades 30 -del que también forman parte urbes como París, Londres, Zurich, Bilbao o Pontevedra- donde la velocidad máxima de los vehículos se establece en 30 kilómetros por hora.

En el caso de Pamplona, las excepciones a esa norma estarían en las grandes vías de tráfico intenso, en las vías de aproximación a los barrios (en ambas el límite podría ser superior) o en las calles residenciales (en este último caso con límite por debajo, a 20 kilómetros por hora).

Por lo que se refiere a los ciclistas, la ordenanza municipal incorpora disposiciones muy diferentes a las actuales, que datan de 2009, cuando UPN decidió que la mejor forma de incentivar el uso de la bicicleta era pintando los carriles bici en las aceras.

La medida sirvió para mejorar algo el ranking de Pamplona en los estándares de movilidad, pero evitó que se creara una red de carriles bici en condiciones y se generó además un grave problema de convivencia entre los peatones y los ciclistas que no ha parado de aumentar desde entonces.

Acabar con esta conflictividad ha constituido una de las prioridades de la ordenanza, aunque ante el retraso en la incorporación de ciclistas al flujo habitual del tráfico se hace especial hincapié en la seguridad del ciclista.

Para ello se apuesta por un modelo de carril bici protegido en las arterias principales, que todavía no ha sido definido en su totalidad, y por medidas de calmado de tráfico en las demás. La concejala Gómez fue clara cuando dijo que no se van a poner carriles bici en todas las calles, aludiendo a que el verdadero cambio vendrá de la concienciación de conductores, peatones y ciclistas ante los nuevos retos de la movilidad sostenible.

Relacionado con lo anterior, se van a poner en marcha campañas de sensibilización dirigidas especialmente a los conductores para prepararles al panorama que se va a presentar. Habrá más ciclistas por las calles y deberán facilitarles la circulación, adaptando su velocidad a las mismas.

Cuando estén circulando detrás de una bicicleta, los conductores mantendrán una distancia de seguridad prudencial, sin hostigarlas. No las adelantarán dentro del mismo carril;deberán hacerlo cambiando de carril, a una distancia mínima de 1,5 metros.

Bicicletas

Fuera de las aceras, con excepciones

Como norma general quedará prohibida la circulación de bicicletas por las aceras, salvo para menores de 14 años que podrán usarla solos o acompañados por una o dos personas mayores de edad. La otra excepción serán las autorizaciones especiales que deberán justificarse con un informe técnico municipal y sólo se podrán aplicar en las calles que no ofrezcan otra alternativa para este medio de transporte.

Cuando las bicicletas circulen por la calzada serán un vehículo más, con las mismas obligaciones y derechos que los de motor. Circularán preferiblemente por el carril derecho de la calzada, utilizando preferentemente la parte central del carril o de la vía, y serán los vehículos a motor quienes deberán facilitar la circulación de las bicis, adaptando su velocidad, sin poder adelantarlas en el mismo carril de circulación y sin hostigar a quienes las conduzcan. Cuando haya personas con movilidad reducida en la vía en la que puedan circular, las bicicletas adaptarán a ellas su velocidad.

Cuando circulen por la noche en cualquier espacio urbano deberán llevar timbre, luz de posición blanca delantera, luz de posición trasera roja, y reflectante trasero rojo, debidamente homologados, y que permitan su correcta visualización. Queda prohibida la circulación de bicis en el carril reservado para el transporte público.

Vehículos

Ciudad 30

Hasta la entrada en vigor dentro de seis meses del Plan Pamplona Ciudad 30, la ordenanza mantiene la velocidad máxima, con carácter general, en 50 kilómetros por hora, aunque eliminando las excepciones en algunos tramos de vías como la avenida de Navarra o las rondas en las que se podía circular a 70 km/h. La normativa presentada ayer prevé que ese límite general de los 50 kilómetros por hora podrá ser rebajado en aquellas zonas que se considere conveniente por la intensidad del tráfico peatonal u otras circunstancias.

La propuesta de ordenanza define conceptos como los de zonas peatonales y calles residenciales. Zona peatonal es aquella parte de la vía, elevada o delimitada de otra forma, reservada a la circulación de personas a pie, y que incluye acera, andén y paseos. En ella está prohibida la circulación y el estacionamiento de vehículos. Calle residencial es una zona de circulación especialmente acondicionada destinada prioritariamente al tránsito peatonal, con una velocidad máxima para los vehículos de 20 km/h.

Medio ambiente

Emisiones y ruidos

Se modifica también lo relativo a vehículos de transporte colectivo interurbano que, con carácter general, solo podrán efectuar carga y descarga de viajeros y viajeras en la Estación de Autobuses. En cuanto al transporte turístico, se señalizarán paradas de dos tipos para esos autobuses: la permanencia en estas paradas no superará los 15 minutos, debiendo permanecer en todo momento en conductor en el autobús con el motor parado;estas paradas estarán señalizadas, pudiendo ser exclusivas o compatibles con turismos, transporte urbano o carga y descarga.

También se ha incluido, dentro de las prohibiciones de emisiones contaminantes y ruidos, la circulación de vehículos con altavoces exteriores u orientados hacia el exterior, salvo autorización municipal que reflejará horarios, limitación de los niveles de emisión y zonas de circulación restringida si las hubiere.

Propuesta normativa

los apuntes

Encuesta. El Ayuntamiento realizó una encuesta en calles de los diferentes barrios y online a través de la web de movilidad. En total se recogieron en torno a 1.000 opiniones, de los cuales el 18% afirma que en ningún caso iría por la calzada en bici.Más carriles bici. Entre los datos obtenidos figura que un 77,2% de las personas encuestadas señalaron que para que usaran más la bici en Pamplona tendría que haber más infraestructura ciclista.

Recorridos cortos. El 41% de los conductores realiza recorridos principales de entre 2 y 5 kilómetros.

Preferencia a las personas con movilidad reducida. Las personas con movilidad reducida que circulen en sillas o triciclos tendrán prioridad sobre el resto de las personas a pie, y podrán circular, además de por los lugares destinados al resto de las y los peatones, por las vías ciclistas, siempre que éstas se encuentren segregadas del tráfico motorizado, donde también dispondrán de prioridad.

Ciclistas en paralelo. Las bicicletas pueden circular en paralelo o en columna de a dos por el mismo carril, salvo que se trate de un carril reservado a otros vehículos.

Timbre y luces. Las bicicletas deberán disponer de timbre y luces o reflectantes,

Casco. El uso de casco es obligatorio para las personas menores de 16 años en vías urbanas, y para todas las personas ciclistas en vías interurbanas.

la frase

asiron “la ordenanza es el eje vertebrador de todos los cambios sobre movilidad”

El alcalde situó a la movilidad como uno de los asuntos prioritarios de la acción de gobierno desde el inicio de la legislatura.

la cifra

50%

Se mantiene el descuento en el pronto pago de multas.