Navarra brilla con sus músicos

Este domingo, día 3, el Auditorio Baluarte será escenario de un concierto muy especial, no solo porque se celebra el Día de Navarra sino porque, precisamente, serán los músicos navarros los que protagonicen tan notable cita

Un reportaje de Fernando F. Garayoa | Fotografía Iñaki Porto - Viernes, 1 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h.

El próximo domingo, día 3 de diciembre, la sala principal del Auditorio Baluarte acogerá un concierto muy especial, tanto por el motivo, la celebración del Día de Navarra, como por el hecho de que los solistas y el director son jóvenes navarros que han demostrado sobradamente su talento, dentro y fuera de nuestras mugas. Así, Pablo Urbina se hará con la batuta de la Orquesta Sinfónica de Navarra mientras que las sopranos María Ayestarán y Sofía Esparza y el flautista Ander Erburu serán el blanco de todas las miradas en su papel de solistas

Las entradas para el concierto, que comenzará a partir de las 19.00 horas, cuestan 6 y 12 euros, y se pueden adquirir a través de los canales habituales de Baluarte: taquilla, www.baluarte.com y en el teléfono 902 15 00 25.

El concierto, dirigido por el citado Pablo Urbina contará con dos partes. En la primera, que arrancará con el Himno de Navarra, se interpretarán dos piezas principales: el Baile de la Era, de Remacha, en una edición adaptada por Marcos Andrés Vierge, y el Concierto para flauta y orquesta de Ibert, con la actuación del flautista Ander Erburu como solista.

En la segunda parte se interpretarán cinco piezas, con la participación de las jóvenes sopranos navarras María Ayestarán y Sofía Esparza. Se iniciará con Temerari! Sortite!... Come scoglio, de Così fan tutte, K 588 de Mozart;seguida de Goizekoeguzki argiak (Los cielos me darán la luz), de la ópera Mirentxu, de Guridi;a continuación, la obra de Bizet Comme autre fois, de Los pescadores de perlas, y de Roig, Salida de Cecilia: Yo soy Cecilia Valdés, de Cecilia Valdés. El concierto concluirá con Variaciones sobre un tema de Haydn, Op. 56a de Brahms.

En resumen, una prueba más de que la afición por la música es parte de la columna vertebral de la Comunidad Foral de Navarra.