“Da igual que nieve o haya un terremoto: necesitamos ganar”

El entrenador Diego Martínez expresa su confianza en revertir la mala racha de resultados de Osasuna ante un rival peligroso a domicilio

“El equipo tiene que exhibir su mejor versión, un Osasuna intenso, acertado, eficaz y que cometa pocos errores” “Cuando mejor nos ha ido es cuando hemos sido fuertes defensivamente y hemos cuidado los detalles” “No se puede matar a los jugadores por sus errores porque eso les generará más ansiedad”

Fermín Zariquiegui (Efe) Javier Bergasa - Viernes, 1 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h.

Pamplona - El entrenador de Osasuna, Diego Martínez, declaró ayer que hoy, día en el que podría nevar en Pamplona coincidiendo con la visita del Nàstic de Tarragona a El Sadar, le da igual que “nieve o haya un terremoto”, ya que lo único que quiere es volver a ganar en casa, una victoria que “necesita” el equipo tras dos derrotas seguidas. “Cuando uno pierde dos partidos, quiere invertir esa tendencia. Es lo que deseamos y nos hemos preparado a conciencia para ello. Va a ser un día especial por la posibilidad de nieve. Deseamos que llegue el momento para hacer un gran partido en casa y ganarlo”, afirmó en rueda de prensa.

El técnico vigués señaló que para ello su equipo debe dar su “mejor versión”, un Osasuna “intenso, acertado, eficaz y que cometa pocos errores”. “Lo vamos a necesitar para ganar el partido y del estado del terreno de juego dependerán los caminos que tengamos que utilizar”, puntualizó. “Haga frío, viento, nieve, truene o haya un terremoto, lo más importante es que el equipo dé respuesta a lo que demanda el partido y, a partir de ahí, acertar las ocasiones y reducir la tasa de errores defensivos que en los últimos partidos nos han condenado y por los que hemos pagado un peaje muy alto y caro en forma de puntos”, remató. Y en este sentido reiteró: “Me da igual que llueva, que truene, que haga sol, que tengan bajas, las nuestras... Lo que queremos es volver a ganar un partido delante de nuestra afición, que lo necesitamos”.

Diego Martínez indicó que “siempre” se tiene la “necesidad de ganar” y que “confían mucho” en sus posibilidades. “Sabemos qué tipo de equipo somos y cuando mejor nos ha ido es cuando hemos sido fuertes defensivamente, hemos cuidado los detalles y no hemos dejado de trabajar y prestar atención durante los 90 minutos y el descuento”, explicó. Manifestó además que los errores defensivos de las últimas jornadas deben ser “una fuente de aprendizaje para el equipo”, sin llegar a marcar a los jugadores.

Sobre Aridane Hernández, cuyo error le costó el partido a Osasuna en Lugo, el técnico dijo que está “dolido y fastidiado” por fallar en una acción “totalmente controlada”, pero recordó que el fútbol “es un deporte de errores”. “En esa jugada hay más errores que no son tan llamativos”, apuntó Diego Martínez, quien añadió que “no se puede matar a los jugadores” porque eso generará “más ansiedad” para tomar decisiones en los próximos partidos. “El nivel de confianza de todos después de dos derrotas es menor. Están como en el FIFA, con la flechita para abajo. Hay que ponerla para arriba”, opinó.

El técnico gallego explicó que la Segunda División es una “categoría de dinámicas y de rachas, y el que mejor sepa gestionar la dificultad y la adversidad llegará al final de temporada con opciones de lo máximo” y negó que la racha negativa de las últimas jornada se deba al conocimiento que tienen los rivales sobre Osasuna: “Da igual que el rival te conozca, es cuestión de tomar mejores decisiones, de estar más acertados y ser más eficaces”. Y sobre el Nàstic destacó que “desde la jornada 5 es el mejor visitante y es el equipo que más goles ha hecho fuera de casa”. “Son datos que están ahí, pero me dan igual: Yo quiero hacer un gol más que el rival como mínimo”, concluyó el técnico.